Ser mamá

Nuestra cocina en miniatura

Hace ya casi dos años hice una cocinita de juguete forrando una caja de cartón. La hice en un día, sin pensar mucho y rápidamente se convirtió en uno de los juguetes favoritos de la princesa Lía.

Con esta experiencia previa, nos ilusionaba poder hacerle una cocinita de madera a su tamaño.


Así que inicie la búsqueda por inspiración en Pinterest, descubrí la existencia de unos lavaplatos funcionales (que funcionan con una pequeña bomba) y alguien había empotrado uno de estos lavaplatos en su cocina de madera. La idea termino por fascinarme y no había manera de poder sacarla de mi cabeza.

Este es el lavaplatos que utilizamos

Así, pasamos de sólo querer una cocinita de juguete a una un poco más funcional y fue entonces cuando pensé que también sería estupendo si mi niña tuviera una cocina parecida a la mía.

El atractivo principal de la cocina es, sin duda, el granito de la barra y salpicadera. Para imitar esta piedra conseguimos un papel adhesivo imitación granito con una distribuidora de Betterware. Aproveché para pedir también un papel adhesivo imitación acero inoxidable para dar el acabado a la estufa y horno de microondas.

Después de adquirir el lavaplatos y la cubierta de granito, estábamos listos para iniciar el proyecto. Comenzamos por hacer el siguiente diseño:

Una vez que decidimos el diseño, fue cuestión de marcar y cortar la madera. Para hacer el trabajo de corte más sencillo y preciso utilizamos una sierra circular. Después del cortar todas las piezas, las pintamos o pegamos los vinilos adheribles.

Para la ventana de la puerta del horno utilizamos un pedazo de acrílico (realmente era un pedazo sobrante en una tienda de vidrios y espejos), así que nuevamente adaptamos el corte al material que teníamos disponible.
Para los quemadores, utilizamos un plato pastelero para dibujar el círculo y con mucho cuidado Papá Geek hizo los cortes usando la sierra caladora (este puede que no sea el método más eficaz, pero como amateurs de la carpintería lo hicimos con las herramientas que tenemos a la mano). Después, pegamos unas etiquetas de quemadores que encontré en internet. Algo que después me di cuenta es que debí proteger las etiquetas del agua con plástico adherible, porque en el primer día de juego se estropearon y fue necesario reponerlas.


Las imágenes del horno de microondas también fueron de una impresión de etiqueta, pero esta la plastifique antes de que fuera muy tarde.
Utilizamos imanes de gavetas para que las puertas se mantuvieran cerradas y además fuera simple para ella abrir y cerrarlas.

Para la estufa utilizamos perillas de madera que pintamos y decoramos con una línea roja para terminar de parecerse. En cada una de las puertas pusimos una manija diferente para simular espacios distintos.
Este fue el resultado:

Fue el regalo de los Reyes magos, por eso el zapato en la parte superior.
Lavaplatos funcional

No voy a decir que fue un proyecto fácil, porque la verdad no dormimos la noche antes de reyes, pero realmente valió la pena. Todos los días se toma un tiempo para jugar y prepararle «coffee» a sus papás. Siendo sinceros, yo sí creo que logramos nuestro cometido, la princesa tiene nuestra cocina en miniatura.
Nosotros nos animamos a hacerla porque estamos locos y el hobbie del papá Geek es la carpintería (así que teníamos un par de herramientas), pero seguramente puedes acercarte con la idea a tu carpintero de confianza y tener también tu cocina en miniatura.
He incluido algunos enlaces de compra del programa de afiliados de Amazon, a ti no te implica nada extra y yo recibo una pequeña comisión por cada compra.

Ser mamá

Ideas de regalo para niños de dos años

El año pasado les compartí 10 ideas de regalos para niños de 1 año, ahora es el turno de los peques de 2 años. Basándome en la etapa del desarrollo, los intereses y habilidades a favorecer de acuerdo con la edad, he preparado la siguiente lista de regalos.

Que promuevan el movimiento :

El niño de dos año está en un movimiento constante y es que realmente lo necesitan. Estas experiencias sensoriomotoras contribuyen en la manera que el niño da forma a su mundo. Además, la actividad física les permite aprender acerca de su propio cuerpo, favorece su propia autopercepción y autoestima gracias sus propios logros.

Las bicicletas sin pedales permiten al niño desarrollar su equilibrio
Mobiliario con inspiración Pikler: en Natural Baby pueden encontrar algunas opciones en buen precio.

Cocinitas de madera

Permiten el juego interpretativo y éste a su vez puede promover el lenguaje y el desarrollo de habilidades sociales. Hay opciones para todos los presupuesto y tamaños de casas. No hace falta una cocinita con muchos elementos; sonidos, luces, etc., recuerda que entre más cosas haga el juguete, será el niño quien haga menos.

La cocinita de Ikea

Juego de rol o interpretación

Siguiendo con los juegos de interpretación, también podemos encontrar sets que permiten al niño jugar a interpretar un personaje. Este tipo de juegos promueve además del lenguaje y habilidades sociales, la creatividad, resolución de conflictos y regular emociones, entre otras cosas.

Juego de Construcción

Rompecabezas

Los rompecabezas son un material ideal para desarrollar la concentración en los niños, además promueven la memoria visual y la motricidad fina. A los dos años podemos pasar de los rompecabezas de resaque (los de bebés) a unos de completar figuras. La cantidad de piezas dependerá del niño y también es algo que podrá avanzar con la práctica.

Que promuevan la coordinación motriz fina

.edaddade suus ParaaraPAlgunos de los juguetes que cumplen con este objetivo son las cuentas de ensartar, las figuras para «coser» con cordones, juegos de tuercas y de construcción. Cuidando que las cuentas no sean lo demasiado pequeñas para la edad del niño.

Juguetes no estructurados

Los juguetes no estructurados son los que no tienen un uso especifico, generalmente están hechos de madera o tela y permiten que sea el niño quien le de una intención y objetivo al material. Así un pedazo de madera puede ser un árbol y en otro juego se convierte en un auto . Este tipo de materiales promueven en gran medida la creatividad.

Peg dolls
Piezas de madera

Sensoriales

Es por medio de los sentidos que el niño pequeño construye su mundo y las experiencias sensoriales son una manera en la que podemos promover en el niño esta construcción individual. Cuando decimos actividades sensoriales probablemente lo primero en lo que pienses sea en la mesita sensorial, pues bien, aunque es una herramienta muy útil, no es el único espacio para tener actividades de este tipo y no todas las actividades sensoriales tienen que ser en bandeja (caminar sobre el pasto ya es una actividad sensorial). En esta lista incluiré herramientas o materiales útiles para actividades sensoriales diversas.

Palitas magnéticas

He agregado algunos enlaces de compra pertenecientes al programa de afiliados Amazon, si compran por ese medio para ustedes no implica un costo extra y yo recibo una pequeña comisión, agradezco de antemano su apoyo. También les comparto las páginas de una marcas que aun cuando no estamos en colaboración, me ha gustado su propuesta.

Esta lista de productos son sólo sugerencias, no lo tomen como una lista de objetos que obligadamente «necesite» su niño. Cada uno vive su proceso de forma individual y no podemos caer en generalidades. Para encontrar el regalo ideal de tu pequeño lo importante es observarlo y preguntarte entre otras cosas: ¿Qué le gusta? ¿Qué habilidad se encuentra perfeccionando? ¿Cómo puedo facilitar ese aprendizaje? Será sólo el niño quien podrá darte las respuestas.

Ser mamá

Viajando en avión con el Autoasiento

En nuestras últimas vacaciones familiares decidimos llevar nuestro auto asiento en la cabina del avión, quizá te preguntes ¿pero, para qué? ¿Fue difícil? ¿Pagaron más por llevar el asiento? En su momento, yo también tenía centenares de dudas y más allá de publicaciones en redes sociales, pocos hablan del tema de la seguridad infantil en las vacaciones. Por eso, sentí la necesidad de platicarles mi experiencia y las respuestas a las principales dudas que pueden surgir con respecto a este tema.

He incluido algunos enlaces de compra del programa de afiliados de Amazon, a ti no te implica nada extra y yo recibo una pequeña comisión por cada compra.

¿Por qué?

Son varias las razones de por que viajar llevando tu propia silla. Una de ellas es que al llegar al destino, tu niño puede seguir seguro en una silla de la que tú sabes su procedencia y que nunca ha estado en un accidente o tiene una fecha de caducidad vencida (razones importantes para cambiar un autoasiento y que no podemos asegurar con las sillas rentadas). Cuando viajaba a casa de mi mamá en Sonora, allá tenemos una silla nueva que se compró sólo para mi niña, así que en los vuelos para ver a la familia no habíamos llevado nuestra silla.

Pero también está el ir seguros durante el vuelo, no porque el avión vaya a chocar con otro avión (eso es casi casi imposible), más bien por las turbulencias. En este video pueden ver como se mueve un niño que viaja en brazos al atravesar una zona de turbulencias:

¿Cualquier silla puede volar?

Sólo las sillas autorizadas para volar, pero la verdad es que casi todas lo están. Para saber si tu silla tiene permitido volar puedes revisar su manual o buscar que tenga la etiqueta de autorizada para subir a la cabina del avión.

En el manual de mi silla aparece de esta manera

Por ningún motivo documentes tu autoasiento, ya que al hacerlo no podemos asegurar que reciba un buen trato (ya sabes como «cuidan» las maletas en los aeropuertos), sería el equivalente a haber estado en un accidente y tendría se que ser desechada. La única forma para documentar de forma segura un autoasiento sería utilizando su caja original (así que si es posible, conserva la caja de tu silla)

Nosotros normalmente utilizamos en nuestro auto la silla Graco 4ever y en la casa de los abuelos (tanto maternos como paternos) tiene un par de sillas Cosco APT50 como secundarias. Aunque la silla Graco 4ever está autorizada para volar en avión, preferimos volar utilizando la de la casa del abuelo, porque es más liviana y fácil de maniobrar. Si estás pensando en adquirir una silla secundaria y con la idea de moverla en vuelos, te recomiendo esta silla o la del modelo Cosco scenera que es aún más angosta e igualmente segura.

¿Hay que pagar más?

Para instalar la silla es necesario que el niño cuente con su propio asiento asignado, así que si es un menor de 2 años (un infante para las aerolíneas) tendríamos que pagarle un boleto también al bebé para asegurar su lugar.

He leído de personas que viajaron con bebés menores de 2 años sin boleto y llevaban su silla con la esperanza que quedara algún asiento vacío para instalarla, así se corre el riesgo que el vuelo vaya lleno y la silla tenga que ser documentada.

En nuestro caso, la princesa ya tiene 2 años así que de todos modos tuvimos que pagar su boleto, fuera de eso no se nos cobro nada extra.

Para movernos en el Aeropuerto

En ocasiones tenemos que pasar muchas horas en el aeropuerto entre vuelos, para mover la silla de forma sencilla llevamos un carrito especial para maletas. Estuve investigando y aunque podrías llevar un diablito plegable de los que venden en el supermercado o de los que son para bolsas de mercado, éstos al no doblarse tanto no se permite subirlos al avión así que en algún momento tendrían que documentarlo.

Nosotros llevamos un carrito de la marca Samsonite y es tan plegable que cuando instalamos la silla en el avión, doblamos el carrito y lo metimos dentro de una mochila como parte de nuestro equipaje de mano. Además de que ya contenía las cintas para sostener a la silla.

Carrito Samsonite

Nuestra experiencia con el aeropuerto y la aerolínea

En algún momento había escuchado historias de personas que intentaban subir la silla al avión y el personal del aeropuerto o la aerolínea por desconocimiento hacían que todo fuera más complicado.

Con todo eso como referencia, nosotros íbamos muy empoderados. Teníamos ubicada la estampa de autorización para volar en avión en la silla, además de la página del manual donde dice que es posible. Primero llegamos a la ventanilla para documentar y al ver la silla, sólo preguntaron «¿la van a subir?» cuando dijimos que sí, no hubo otro comentario y nos dejaron continuar.

Después al pasar el control de seguridad del aeropuerto, sólo nos pidieron quitar la silla del carrito, subir el carrito a la banda y la silla paso sola por el arco de seguridad para su inspección (nuevamente la experiencia fue positiva, el personal del aeropuerto parecía estar acostumbrado).

Para subir al avión sólo nos dijeron que el carrito sí debía documentarse, cuando dijimos que lo podíamos doblar y meter en la mochila, asintieron y no hubo otro comentario. Instalar la silla en el avión es sencillo, se hace uso del cinturon de seguridad como se haría en el carro si no se usara el sistema LATCH. En el avión no necesita ir a contramarcha.

Realmente viajar con un autoasiento es sencillo, el personal tanto de la aerolínea como del aeropuerto parecían acostumbrados, entre más personas no atrevamos a viajar con nuestras sillas, será cada vez más común y de esta manera podemos tener la confianza y tranquilidad de que nuestros niños están viajando seguros.

Ser mamá

¿Cómo celebrar un cumpleaños encerrados en casa?

A pesar del distanciamiento social provocado por el Covid-19 la vida sigue, los niños siguen creciendo e inevitablemente llegan los cumpleaños, pero ¿se puede celebrar en este panorama? ¿Qué sentido tiene una fiesta sin poder salir? Ni se acordará, ¿qué pasa si este año no tenemos cumpleaños?, todas esas y otras preguntas rondaban mi cabeza cuando veía acercarse el final del mes de mayo y el segundo cumpleaños de mi niña.

Llegue a concluir que aunque es verdad que no se quedan en nuestra memoria los primeros años; los cimientos de la vida futura están justo en esta etapa. Todas las experiencias tanto positivas como negativas contribuyen en la formación de la persona y ¿ a poco no hay experiencia más bella que los cumpleaños?

También hay que tomar en cuenta que convertirse en el protagonista del día de su cumpleaños, refuerza el autoestima y el amor propio del niño. Aunque sea una celebración muy pequeña e intima, no dejes pasar la fecha en blanco.

Con base en lo vivido quiero compartir algunas ideas para celebrar cumpleaños aún del distanciamiento social:

  • Planea una fiesta virtual: Las videollamadas se han convertido en parte de nuestra cotidianidad y podemos sacarles provecho en los cumpleaños. Cita a tus amigos y familiares a una hora determinada en alguna plataforma de juntas (no te olvides de enviar una invitación digital). En el cumple de la princesa invitamos a nuestros familiares cercanos a cantarle las mañanitas, escuchar el saludo personalizado de Mickey Mouse de Disney Cumpleaños Mágico y después nos acompañaron a soplar la velita del pastel. Si vas a compartir un vídeo en tu reunión de zoom tienes que asegurarte que cuando compartas la pantalla selecciones la opción compartir audio de la computadora, de lo contrario el audio del vídeo que compartas se escuchará cortado.
  • Hazlo sentir el protagonista del día No hace falta mucho esfuerzo por convertir al niño en el protagonista del día, empieza una noche antes platicando sobre el cumpleaños, recordando cumpleaños anteriores u otras celebraciones (como mi niña cumplió dos años, nosotros hablamos sobre el día del niño y navidad) , ponerle una corona, capa, banda de celebración o incluso un traje especial, les ayudan a sentirse especiales.
La princesa utilizó una corona de fieltro con inspiración Waldorf y un vestido como el de su princesa favorita.
  • Regalos a domicilio habla con tus familiares y amigos para que manden regalos a domicilio, actualmente hay muchos servicios de entrega de compras a domicilio como amazon que incluso pueden omitir el precio si seleccionas que se trata de un regalo.
  • Desfile de carros Una actividad que se ha puesto de moda por las circunstancias es el desfile de carros. Los invitados recorren un circuito en su carro (si quieren decorado) y pasan pitando y haciendo relajo frente a la casa del festejado quien los espera con algun regalito o la comida que hubiera ofrecido en la fiesta
  • Planea juegos y actividades Una fiesta en casa sin invitados, podría ser un poco diferente a las que normalmente tu hijo esta acostumbrado, trata de buscar alternativas divertidas para pasar un día diferente aún sin otros niños. Busca juegos y actividades especiales para jugar ese día, nosotros hicimos un juego simple de tragabolas, un «ponle la nariz a Olaf» y además una guerrilla de huevos con confeti.
  • Consume local Es un momento complicado para los emprendedores por eso en medida de que sea posible busca comprar adornos, regalos, pasteles, etc. con comerciantes locales. Nosotros compramos arreglo de globos, piñata y algunas otras cosas como confeti y pintura para telas en comercios de nuestra propia colonia que tenían la opción de envío a domicilio.
Un arreglo muy simple pero muy especial
Al final sin otros niños y sin estar acostumbrada a los dulces no rompió la piñata y aún sigue jugando con ella

Estas son algunas ideas de lo que ha nosotros nos funcionó con una niña de 2 años,

Ser mamá

Dormir a nuestra hija temprano nos salvo a todos

Antes de convertirnos en padres, veíamos a los hijos de nuestros amigos en las fiestas y reuniones de noche. En ese momento nos dábamos cuenta como algunos niños morían de sueño antes de las nueve de la noche y otros niños que podían aguantar hasta la madrugada sin dormirse y nosotros quedábamos impresionados. Y así cuando la princesa nació preferimos que fuera una niña que durmiera tarde (porque imaginábamos que así seguiríamos con nuestra vida «de antes», ya saben, «seguir saliendo de noche»).

Durante los primeros 10 meses de vida dejamos que ella durmiera casi a la misma hora que nosotros, en ocasiones más allá de media noche. Por una parte, el no tener una rutina y un horario para acostarse parecía ser muy cómodo, es decir, podíamos salir a cenar después del trabajo o hacer las compras sin preocuparnos por la hora.

De los 6 a los 10 meses nuestra niña dejó de crecer y se quedo estancada en 65 cm por varios meses en un periodo que se supone los niños tienen un ritmo acelerado de crecimiento.

Entre las recomendaciones que nos hizo la especialista que lleva su caso (la Dra. Mafer) fue comenzar a dormirla temprano (alrededor de las 8:00 pm) pero, ¿qué tiene que ver el horario en el que duerme con su crecimiento? Se ha observado que la hormona de crecimiento tiene sus picos de actividad después del anochecer y por ello es importante que el anochecer encuentre a los niños dormidos para que esta hormona pueda trabajar de la forma más eficiente, también existen estudios como el de la Universidad de Helsinki que hablan de una estrecha relación entre la calidad del sueño y el desarrollo neurológico y endocrino.

Inmediatamente después de salir de nuestra primer consulta comenzamos con las recomendaciones. La forma que encontramos para instaurar una hora de dormir fue apoyarnos con una rutina de sueño, la cual comenzaba cenando siempre a las 6:30 pm (antes me hubiera parecido una locura cenar tan temprano), de ahí sigue un baño con agua tibia, vestirse con su pijama y pañal de noche, leemos un cuento (ella acostada en su puff de dinosaurio) y un poco de leche de mami para dormir.

Siendo sinceros no pensábamos que fuéramos a tener resultados tan pronto, a los días ella comenzó a pedirnos su rutina y a sentir sueño a la hora que le tocaría dormir.

Acostarla temprano fue una ayuda enorme para nuestra salud mental. Ni siquiera nos habíamos percatado de lo cansados que estábamos de nuestra rutina anterior; que ella durmiera más temprano nos permitió volver a ver series por la noche, pedir cena a domicilio o simplemente tener un tiempo para nosotros solos.

Después de un par de meses comenzamos a recuperar poco a poco la talla y a sentirnos más cómodos con la nueva rutina instaurada. Cuando miro en retrospectiva, no se cómo sobrevivimos aquellos primeros meses, definitivamente los bebés necesitan dormir temprano y respetar sus horas de sueño fue nuestro aprendizaje de padres primerizos.

Ser mamá

¿Por qué no he llevado a mi bebé al cine?

Antes de que la princesa llegará a nuestras vidas el papá geek y yo eramos realmente amantes del cine. Nuestra idea de cita ideal era hacer una hora de fila para un estreno de media noche (sí, aun con lugares numerados) para disfrutar de las películas antes que nadie, cenar hot dogs y nachos parecía un sueño, pero todo esto cambio a la par de que nos aventuramos en la paternidad.

Nuestra última película en el cine antes de ser padres fue «Solo: A star War story» , tenía ya 40 semanas de embarazo y les tengo que confesar que dormí más de la mitad de la película, cinco días después nació nuestra niña y con ella nuestras salidas al cine terminaron. Cuando comento con otros padres que aún no la hemos llevado al cine en algunos casos comentan: «¿pero lo han intentado? es que algunos niños ni lloran y te dejan ver toda la pelicula» «mi niña fue a los tres meses y estuvo muy tranquilita, se durmió todo el tiempo».

Pero la verdad es que mi niña no ha ido al cine porque tenga miedo a que llore y moleste a los otros espectadores, claro que los demás son importantes, pero lo hago por ella.

Son un par de puntos, los que nos han hecho tomar la decisión de esperar un poco antes de compartir la experiencia con ella:

Los niños menores de dos años no deben ser expuestos a pantallas

La Academia Americana de Pediatría (AAP) lo deja muy claro: Los menores de dos años no deben estar expuestos a pantallas (televisión, tablets, celulares y obviamente salas de cine), los menores de 18 meses ni siquiera prestan atención al programa en si, por capacidades cognitivas no son capaces de seguir la secuencia y los diálogos del programa. Además de que la exposición prolongada a estos aparatos tiene repercusiones en su desarrollo cognitivo, como en la atención y la creatividad.

Nuestra intención de crianza era cero pantallas y durante los primeros meses fuimos muy estrictos con eso, de tal modo que ni siquiera veíamos nuestras series de superheroes si ella se encontraba despierta, poco a poco le hemos permitido un poco interactuar con un que otro programa para niños previamente seleccionado por nosotros. Cuando cumplió sus 18 meses ella mostró por si sola el interés y aunque preferimos pase su tiempo en actividades creativas y de exterior, le hemos permitido ver un episodio al día de alguna caricatura.

Un episodio de la mayoría de las caricaturas dura 25 minutos a lo mucho, una película dura generalmente 1 hora y medio o más, eso es mucho más de lo recomendado incluso para niños de entre 2 y 5 años.

El sonido sobrepasa los decibeles permitidos en niños pequeños

El sonido tiene como unidad de medida los decibeles (Db) y un bebé no debe exponerse a sonidos mayores a 80 Db y el sonido de una película puede llegar a los 120 Db, exponer a un bebé o niño pequeño a ruidos fuertes durante periodos prolongados trae repercusiones tanto físicas (dañando directamente los tímpanos) como psicológicas (estrés, irritabilidad, etc.) la recomendación es no llevar a menores de tres años al cine y con ello evitar exponerlos a sonidos fuertes.

19 meses después de convertirnos en padres fuimos a ver una película en el cine, este rencuentro con las salas de cine me hizo confirmar nuestra decisión de esperar hasta después de los tres años; sin ser una sala especial el ruido era tan fuerte que sentía vibrar mi asiento. ¿Extrañamos el cine? claro que sí, quizá ya no sintamos que esta muy pequeña para quedarse con alguien mientras salimos y eventualmente salgamos como antes, pero aunque me muero por ir con ella a los estrenos de Disney se que podemos esperar un poco más.

Ser mamá

Viajando en avión con bebés y niños pequeños

Cuando la princesa tenía 3 meses hicimos nuestro primer vuelo (¡¡nosotras dos solas!! porque siempre he sido muy atrevida para estas cosas) en esa ocasión escribí nuestra experiencia y la pueden leer aquí.

Después de ese primer vuelo, hemos tenido algunos otros y nos hemos hecho casi unas expertas en viajes (y digo casi, porque si algo he aprendido en este tiempo es que los niños son impredecibles). En la entrada de hoy quiero enumerar algunos Tips para viajar con bebés o Toddlers:

1. Olviden la regla de 100 ml

La comida de bebés queda exenta de la regla de no llevar líquidos mayores a 100 ml en el equipaje de mano y eso significa que podemos llevar agua, papillas y otros snacks para que nuestro peque coma durante el vuelo y hacer más placentero el viaje para todos.

2. Snacks y más Snacks

Lleva más snacks de los que podría requerir. Yo suelo llevar pancakes de plátano, huevo, avena y alguna otra verdura (zanahoria, betabel, espinacas, etc). Además de galletitas caseras, puff comerciales como los de Happy Baby o papillas en bolsita , existe más de una opción saludable y confiable en el mercado, sólo nos toca leer etiquetas.

3. Prepara actividades entretenidas

Piensa que no sólo tendrán que esperar en las horas de vuelo, también podría aburrirse en la sala de espera o comiendo en restaurantes. Procura al menos tener un juguete nuevo (no tiene que ser costoso, el efecto novedad será nuestro aliado en el momento que más lo necesitemos). Te muestro lo que contenían las bolsitas de actividades que preparé la última vez para la princesa:

4. Vigilar los horarios

En medida que sea posible intenta que sus horarios de sueño coincidan con el vuelo, los sonidos del avión son un ruido blanco natural que en la mayoría de los casos termina por dormir al bebé y más cuando precisamente coincide con sus horarios de sueño; trata de sacar provecho a eso. En un día de moverse entre aeropuertos y vuelos, procura que cumplan con sus siestas o por lo menos momentos tranquilos de descanso.

5. Anticípale que pasará

Explícale que viajarán y que tendrán que estar en un avión, muéstrale imágenes de aviones y cuando pase un avión en el cielo señálenlo. Incluso con niños muy pequeños saber qué sucederá les da tranquilidad.

6. Lleva un botiquín básico en la pañalera durante el vuelo

En nuestro último vuelo la princesa comenzó a sentirse mal y por suerte llevaba mi botiquín conmigo, así que pude medir su temperatura y enterarme que tenía fiebre y tratarla en ese momento con la medicina que su pediatra le ha autorizado para esos casos. ¡No quiero imaginar qué hubiera pasado en casi 3 horas de vuelo sin poder atender su fiebre!

Viajar con niños pequeños es una incertidumbre y, como todo en la maternidad, cuando parece que tenemos todas las respuestas nos cambian las preguntas.

cocina, educación, Ser mamá

Nuestra Torre de aprendizaje

La torre de aprendizaje es un material Montessori que permite que los pequeños se involucren en actividades del hogar que de otra manera hubieran quedado lejos de su alcance.

Alrededor del cumpleaños número uno de la princesa, comenzó a mostrar interés por colaborar en la cocina. En un principio la sentaba en la encimera y ella me iba pasando los ingredientes, como evidentemente esto no era lo más seguro, buscamos tuviera su propia torre de aprendizaje.

Platiqué con el abuelo y Papá Geek sobre este material y en cuestión de semanas el abuelo creó esta maravilla:

La ha hecho plegable para poder guardarla fácilmente y recuperar el espacio en la cocina
Plegada cabe perfecto entre la pared y el refrigerador
Esta es la tabla de soporte donde ella se para, esta pensada para que cuando crezca un poco más la podamos bajar.

Sinceramente quedé muy feliz con los resultados, para el abuelo fue un proyecto emocionante, constantemente nos compartía sus avances o preguntaba el parecer.

El día que se la presentamos, la princesa se mostró temerosa, pero no tardó en darse cuenta de lo mucho que le facilitaría las cosas esta nueva herramienta, ahora quiere estar todo el tiempo arriba de su torre.

La imitación juega un papel importante en el desarrollo de los niños y es justo en esta etapa (alrededor del año y medio) que los pequeñines se muestran más deseosos por imitar a los adultos. Me parece fundamental crear espacios seguros para que ellos puedan seguir experimentando y descubriendo el mundo desde lo más cotidiano.

A veces en lugar de ayudar a cocinar, aprovecha para probar la comida antes de que llegue al plato.

Esperen en el futuro algunos post de cómo integrar a los pequeños en los labores de la cocina y más experiencias usando la torre de aprendizaje, aún nos queda mucho para sacarle provecho.

educación, Ser mamá

10 regalos ideales para bebés de 1 año

Por fin llegó el primer cumpleaños de la princesa y yo estuve investigando ¿qué regalos son los más aptos para continuar promoviendo su desarrollo? Quiero compartir con ustedes los objetos que me parecieron interesantes y útiles para bebés de un año.

Los enlaces pertenecen al programa de Amazon afiliados, es decir, comprando con ellos me llega un pequeño porcentaje y a ti no te cuesta más.

1- Rompecabezas de Resaque o de una sola pieza

Le ayudan a desarrollar su coordinación ojo-mano, además de promover la inteligencia espacial. Para ellos implica todo un reto, al principio los niños no prestan la mayor atención a la imagen que forman los rompecabezas, por eso y entre otras cosas es preferible empezar con este tipo de materiales.

2- Libros para niños

Ya sean del tipo Quiet book ,libros de cartón grueso, plástico o tela todo niño debe tener un espacio de lectura. Yo empecé a notar como con 11 meses la princesa comenzó a mostrar interés cuando le leímos cuentos, incluso ha comenzado a señalar a los animales en sus libros. Evita comprar libros de personajes de caricaturas o películas infantiles, esos libros llegaran solos (tenlo por seguro).

3- Bloques de construcción

Los bloques tienen un sinnúmero de beneficios para los niños; favorecen el pensamiento lógico, la creatividad, la resolución de conflictos, estimulan la motricidad fina, además de que los ayudan a entender conceptos básicos matemáticos como volumen, tamaño, seriación, conteo, entre otros.
Existen bloques de varios materiales: tela, suaves o rígidos, de madera, etc. La elección de los bloques perfectos dependerá de los intereses del niño.

4- Juguetes para desplazarse

Los primeros pasos suelen aparecer alrededor del primer cumpleaños (meses antes o después), los juguetes para empujar o jalar estimulan el desarrollo de la marcha y de algunas áreas del desarrollo motor grueso. Actualmente están desaconsejado el uso de andaderas pero podemos optar por juguetes para desplazarse en los que el niño no se vea forzado a adquirir ninguna posición, como los de arrastre o carretillas para empujar.

5- Crayones de bebé

Los bebés aún no desarrollan la pinza fina al tomar los crayones, por lo que actualmente podemos encontrar una variedad considerable de ceras generalmente no tóxicas y pensadas para ser manipuladas por los más pequeños. Algunos son simplemente más gruesos y otros tienen formas que permiten tomarlos con mayor facilidad.

6- Laberintos

Este tipo de juguetes tiene piezas de madera que deben moverse de un lado a otro a través de un camino de alambre no lineal, los laberintos desarrollan la coordinación ojo-mano.

7- Instrumentos musicales sencillos

Panderos, maracas, tambores, claves, castañuelas, etc. son algunos de los instrumentos que pueden ser fácilmente manipulados por los bebés y niños pequeños. No pretendemos que se conviertan en músicos expertos, más bien que nazca un interés hacia la música y comiencen a seguir ritmos.

Melissa & Doug ¡Banda en una caja! (10 piezas)

8- Kit de limpieza a su medida

Los juegos de imitación permiten al niño desarrollar habilidades como la creatividad y destrezas manuales, el sentir la responsabilidad y control de su propio espacio fomenta su autoestima y hábitos de higiene. Nuevamente no pretendemos que realmente dejen limpio todo, es muy probable que suceda lo contrario y todo quede incluso más sucio, después podremos limpiar nosotros, ahora sólo nos toca darles libertad para explorar y jugar.

9- Picafuerte

Este juguete corresponde una serie de bolas o palos en una caja de madera con agujeros a los que el niño debe golpear con un martillo. Este juego estimula la coordinación ojo-mano, así como la relación causa-efecto. El picafuerte es un juego clásico que además de ser entretenido para los pequeños desarrolla muchas habilidades.

10- Torre de aprendizaje

Este material Montessori corresponde una banca con seguridad que permite a los niños involucrarse en las actividades familiares a la misma altura de manera más segura. Con la torre de aprendizaje pueden ayudar a mamá en la cocina o les facilita asear sus manos en el baño antes de comer. En Internet hay varias páginas que muestran cómo puedes elaborar tu propia torre incluso modificando bancos simples.

Espero que mi lista de materiales ideales para niños de un año (incluso un poco mayores) te resulte útil, no es una lista de objetos que tu niño TIENE OBLIGADAMENTE QUE TENER, no, esa no es la intención de esta publicación. Lo que pretendo es mostrarte alternativas que busquen promover su desarrollo y ustedes como padres escojan los materiales que más se adapten a la necesidades específicas de su niño.

Ser mamá, Sin categoría

Nuestra historia con el reflujo

El reflujo gastroesofágico es un padecimiento común en los bebés, esto es cuando los bebés regurgitan la leche que han tomado. Todos los pequeñines sacan un poco de leche de vez en cuando y es totalmente normal, aunque algunos lo hacen en mayor medida que otros.

 


Esto lo tenía claro cuando la princesa nació, y verlo con tanta naturalidad hizo que tardáramos un poco en tener un diagnóstico.  Desde que nació sacaba un poco de leche después de cada toma y yo pensaba << Es normal, a todos los bebés les pasa>>, en un principio se lo atribuimos a nuestra inexperiencia para sacar gases, pero aun cuando mejoramos en nuestra técnica estas expulsiones de leche seguían sucediendo. 

A mediados del primer mes tuvo un vómito más explosivo y en esta ocasión incluso salió por su nariz. Ésta fue la primera vez que prendimos nuestras alarmas, pero decidimos tranquilizarnos y mantenerla en observación constante (no les miento, hice una bitácora en la que anotaba la hora de las tomas, lo que yo comía y si ella presentaba vómitos). Aun cuando seguía sacando leche después de cada toma, no volvió a tener un vómito tan exagerado hasta un día antes de su consulta del primer mes.

Era un sábado y yo estaba sola con la bebé (de las primeras veces que nos quedábamos solas) y mientras las cambiaba tuvo otra vez un vómito explosivo pero esta vez note un color amarillo. Lo consultamos con su doctora y ella lo vio como un episodio aislado, es decir, la niña seguía creciendo y no presentaba llantos incontrolables, descartando así un problema grave. Aun así nos pidió mantenerla en constante observación.

Todo continuó con normalidad (o lo que yo pensaba debía ser lo «normal»)  hasta que una noche, mientras la acostaba, tuvo otro vómito explosivo y en apenas un par de minutos otro más pero de forma violenta. Preocupados, llamamos a la pediatra, eran las 12:00 am y nos dijo que aún cuando casi cumplía los dos meses (literalmente le faltaban dos días) sospechaba del píloro y pidió que de manera urgente le hiciéramos una serie gastroduodenal. Entonces nos dio la opción de internarla o esperar esa noche en casa, decidimos esperar en casa con el entendido que si volvía a vomitar correríamos a urgencias sin consultarle nada. Durante la llamada no me explicó mucho sobre lo que sus sospechas significaban y tuve que recurrir a San Google (NO LO HAGAN NUNCA), quedé aterrada con la idea de que podría terminar en una sala de operación.

Llamamos al hospital en ese instante y nos hicieron una cita para el día siguiente a las 9 am, el detalle es que nos pedían la bebé tuviera un ayuno de seis horas. Ella ya se había dormido y en ese entonces dormía de corrido de 10pm y despertaba a las 6 am, así que para que no pasara tanto tiempo sin comer la desperté a las 3 am. Comió por apenas un par de segundo y volvió a quedarse dormida y aunque le insistía no logré que siguiera comiendo. Despertó a su hora habitual, esperando prenderse al pecho como siempre lo hacia y ahí comenzó el martirio, ella queriendo comer y yo sintiéndome horrible por no poder atender a su necesidad.

Después la larga espera llegamos al hospital y realizaron la serie, es una radiografía en la que se examina el esófago, estómago, etc. utilizando un líquido de contraste. Pasaron apenas segundos cuando la bebé ya estaba devolviendo todo el líquido. 

El estudio nos ayudó a descartar problemas con el píloro y esa misma mañana se le diagnosticó un reflujo grado tres. Considerando que existen cuatro niveles de reflujo, se trataba de uno alto.  Se le controló con medicación y, además de cambiar ciertas acciones como dormirla en una almohada antireflujo y mantenerla en vertical mínimo 30 minutos después de haber comido (una verdadera pesadilla en las tomas nocturnas), a los 15 días pudimos ver resultados, nuestra niña dejó de vomitar y fue increíble darnos cuenta que lo que siempre vimos como «normal» simplemente no lo era. 

A los siete meses hicimos pruebas dejando de darle el medicamento y lo había superado al 100% .  No imaginan mi alegría cada que la escucho eructar y no expulsa leche.  Quisiera aclarar que nunca dejamos la lactancia, no hace falta dejar el pecho para cambiar a una leche hidrolizada.

Hoy quise platicar mi experiencia con el reflujo de la princesa, porque por ahí puede haber unos padres primerizos pasando por lo que nosotros vivimos.  A mi me hubiera reconfortado saber que es un padecimiento que se supera sin grandes complicaciones en la mayoría de los casos y que el mundo no termina una vez le haces frente a ese diagnóstico. También me hubiera encantado que alguien me hubiera abierto los ojos en aquellos primeros meses, algunas cosas «extrañas» pueden ser normales con los bebés pero debemos tener cuidado de normalizar todo lo que pasa con nuestros hijos.