Ser mamá

El embarazo debería durar 12 meses: el cuarto trimestre

Hemos sobrevivido al cuarto trimestre, sí la princesa ya tiene tres meses (de hecho falta poco para que llegue a los cuatro meses). Existe la teoría de que los bebés humanos nacen antes de tiempo y que nuestra gestación debería ser 12 y no de 9 meses, pero si llegaran a un término completo se dificultaría mucho el parto.

En el libro “El bebé más feliz del barrio” Harvey Karp expone esta idea, si no fuera por este nacimiento prematuro nuestra especie no podría desarrollar un cerebro tan grande y fabuloso como el que tenemos.

Sobrevivir al cuarto trimestre es un gran logro en el camino de la maternidad, ya no tienes a un recién nacido en casa y has pasado el periodo de mayor riesgo para la muerte de cuna (que no quiere decir que ya estemos fuera de peligro), empieza a tener mayor movilidad al estar acostado de espalda al suelo hace intentos por voltearse.

Después de vivir esta etapa con mi propio bebé puedo entender a Karp, definitivamente sí existe un último trimestre fuera del vientre materno y nuestros pequeñines sí que extrañan estar dentro de mami, en los primeros días y meses la princesa quería estar todo el tiempo sobre mí, de cara al pecho ahora se ha percatado que en la casa hay cuadros, que en las tiendas hay cosas de colores, incluso que sí no duerme en el coche puede ver los espectaculares pasar por la ventana. Un recién nacido nace desconectado del mundo y gradualmente comienza a percatarse que no está solo para convertirse en un ser sociable.

Cuando los bebés nacen únicamente requieren se les auxilie con sus necesidades básicas: lloran cuando tienen hambre, necesitan cambio de pañal, sueño, etc. Un día mi bebé empezó a llorar porque quería verme frente a ella, ese día me di cuenta que estaba dejando atrás la etapa de recién nacida.

La maternidad es una serie sentimientos encontrados; cuando era una bebé pequeña soñaba con que llegará el día que pudiera tranquilizarla cantando o hablándole, ahora añoro ese tiempo en el que su momento especial era sentirme piel con piel. Cada día es un aprendizaje, es un paso a una nueva etapa y es dejar atrás otras.

No trates de adelantar etapas, trata de disfrutar cada una de ellas, guarda cada momento en tu mente y en tu corazón.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *