cocina, educación, Ser mamá

Nuestra Torre de aprendizaje

La torre de aprendizaje es un material Montessori que permite que los pequeños se involucren en actividades del hogar que de otra manera hubieran quedado lejos de su alcance.

Alrededor del cumpleaños número uno de la princesa, comenzó a mostrar interés por colaborar en la cocina. En un principio la sentaba en la encimera y ella me iba pasando los ingredientes, como evidentemente esto no era lo más seguro, buscamos tuviera su propia torre de aprendizaje.

Platiqué con el abuelo y Papá Geek sobre este material y en cuestión de semanas el abuelo creó esta maravilla:

La ha hecho plegable para poder guardarla fácilmente y recuperar el espacio en la cocina
Plegada cabe perfecto entre la pared y el refrigerador
Esta es la tabla de soporte donde ella se para, esta pensada para que cuando crezca un poco más la podamos bajar.

Sinceramente quedé muy feliz con los resultados, para el abuelo fue un proyecto emocionante, constantemente nos compartía sus avances o preguntaba el parecer.

El día que se la presentamos, la princesa se mostró temerosa, pero no tardó en darse cuenta de lo mucho que le facilitaría las cosas esta nueva herramienta, ahora quiere estar todo el tiempo arriba de su torre.

La imitación juega un papel importante en el desarrollo de los niños y es justo en esta etapa (alrededor del año y medio) que los pequeñines se muestran más deseosos por imitar a los adultos. Me parece fundamental crear espacios seguros para que ellos puedan seguir experimentando y descubriendo el mundo desde lo más cotidiano.

A veces en lugar de ayudar a cocinar, aprovecha para probar la comida antes de que llegue al plato.

Esperen en el futuro algunos post de cómo integrar a los pequeños en los labores de la cocina y más experiencias usando la torre de aprendizaje, aún nos queda mucho para sacarle provecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *