Ser mamá

Volar en avión con un bebé de 3 meses

Mi familia vive a casi 2,000 km de distancia y yo procuro visitarla un par de veces al año. Me moría de nervios de pensar en el primer viaje de avión con la bebé y  por fin con tres meses recién cumplidos ha sucedido.

Comenzamos a planear el viaje en marzo, yo tenía al rededor de seis meses de embarazo y ahí apareció mi primer duda ¿puedo comprar un viaje para un bebé no nacido? Pregunte en dos de las aerolíneas de mi país y ambas tenían la misma respuesta: compra el boleto, y ya que el bebé haya nacido llamas a la aerolínea para agregar un infante (este es el nombre que reciben los menores de dos años en las aerolíneas). La compañía de más bajo costo me pedía pagar para poder viajar con mi bebé (y aún así seguía sin tener su propio asiento y sin derecho a equipaje) también sería necesario adquirir una maleta para documentar porque la tarifa más básica no la incluye. Sacando cuentas no salía tan barato y por eso me fui con quienes su boleto ya contemplaba todo eso.

A los días que nació mi bebé llame y dije “quiero incluir un infante en mi reservación” en cuestión de minutos ya tenía un nuevo correo de confirmación que ahora incluía el nombre de mi bebé.

Semanas antes de mi vuelo envíe por correo terrestre una caja con mi ropa y algunas otras cosas bultosas como pañales; el correo tradicional aunque es tardado es muy económico. Los bebés no tienen derecho a equipaje  y de esta manera pude ahorrar algo de espacio en la maleta que incluía el boleto. Obviamente esto no es opción si no se viaja a un lugar donde alguien de confianza pueda recibir las cajas y tal vez tenerlas guardadas algunos días.

El día del vuelo ambas íbamos vestidas con ropa cómoda. Yo llevaba una blusa de lactancia para estar más preparada para los momentos en que le tocara comer, aún así llevaba algunas onzas de leche extraídas por si acaso el hambre voraz se venía en un momento en el que no podíamos quedarnos sentadas. Como viajera frecuente estaba acostumbrada al límite de 100 ml en líquidos, pero los alimentos de bebés no se rigen bajo esta norma, así que puedes llevar una botella con la cantidad de leche que ocuparía un bebé durante su viaje. Es decir, puedes viajar con 30o ml de leche o más sin problemas, siempre y cuando el bebé este viajando contigo.

Para cargar a mi bebé, el fular fue mi mejor amigo, así podía llevar las manos libres para arrastrar la maleta y ella estaba contenta y siempre a mi lado.

La recomendación principal durante el vuelo sería: tener paciencia, los bebés son impredecibles. Yo me hice aliada del chupete durante el despegue y aterrizaje, aunque darle el pecho hubiera funcionado también para mantenerla tranquila y evitar que se le taparan los oídos.

Después de tanta expectativa, sobrevivimos a su primer viaje en avión. Durmió casi todo el camino, y aunque yo iba preparada con algunos juguetes (hace muy poco le empezaron a interesar), videos y canciones, al final lo único que necesitó fueron mis brazos.

Ser mamá

El embarazo debería durar 12 meses: el cuarto trimestre

Hemos sobrevivido al cuarto trimestre, sí la princesa ya tiene tres meses (de hecho falta poco para que llegue a los cuatro meses). Existe la teoría de que los bebés humanos nacen antes de tiempo y que nuestra gestación debería ser 12 y no de 9 meses, pero si llegaran a un término completo se dificultaría mucho el parto.

En el libro “El bebé más feliz del barrio” Harvey Karp expone esta idea, si no fuera por este nacimiento prematuro nuestra especie no podría desarrollar un cerebro tan grande y fabuloso como el que tenemos.

Sobrevivir al cuarto trimestre es un gran logro en el camino de la maternidad, ya no tienes a un recién nacido en casa y has pasado el periodo de mayor riesgo para la muerte de cuna (que no quiere decir que ya estemos fuera de peligro), empieza a tener mayor movilidad al estar acostado de espalda al suelo hace intentos por voltearse.

Después de vivir esta etapa con mi propio bebé puedo entender a Karp, definitivamente sí existe un último trimestre fuera del vientre materno y nuestros pequeñines sí que extrañan estar dentro de mami, en los primeros días y meses la princesa quería estar todo el tiempo sobre mí, de cara al pecho ahora se ha percatado que en la casa hay cuadros, que en las tiendas hay cosas de colores, incluso que sí no duerme en el coche puede ver los espectaculares pasar por la ventana. Un recién nacido nace desconectado del mundo y gradualmente comienza a percatarse que no está solo para convertirse en un ser sociable.

Cuando los bebés nacen únicamente requieren se les auxilie con sus necesidades básicas: lloran cuando tienen hambre, necesitan cambio de pañal, sueño, etc. Un día mi bebé empezó a llorar porque quería verme frente a ella, ese día me di cuenta que estaba dejando atrás la etapa de recién nacida.

La maternidad es una serie sentimientos encontrados; cuando era una bebé pequeña soñaba con que llegará el día que pudiera tranquilizarla cantando o hablándole, ahora añoro ese tiempo en el que su momento especial era sentirme piel con piel. Cada día es un aprendizaje, es un paso a una nueva etapa y es dejar atrás otras.

No trates de adelantar etapas, trata de disfrutar cada una de ellas, guarda cada momento en tu mente y en tu corazón.

 

Mundo Costuril

Conjunto para celebrar la independencia

Quiero compartirles el conjunto que le hice a mi princesa para celebrar su primer día de la Independencia de México. Me tomó apenas un par de horas, así que si te animas a hacerle uno a tu nena aún estás a tiempo. Los materiales que utilice fueron:

  • 1 metro de tela tipo rebozo
  • 1 pañalero blanco
  • Patrón de pantalón bloomer
  • Tela autoaderible
  • 1 metro de elástico delgado
  • tijeras, alfileres, hilo, maquina de coser (todo el material normal de costura)

Para imprimir en mosaico necesitas abrir el patrón en el programa Adobe Reader (si no lo tienes da clic aquí para descargarlo gratis)  debes seleccionar la siguiente configuración de impresión:

Recorta cada página guiándote por las líneas de corte y pegálas entre sí usando cinta. Selecciona la talla de tu bebé y recorta el patrón en la tela dos veces.

La costura será como la de cualquier pantalón: Une las curvas delanteras y curvas traseras primero con costura recta y remata con Zig Zag o terminado Over, importante fijarte que la costura sea por el revés de la tela( si utilizas tela de rebozo será muy obvio cuál es el revés) . Después une la entrepierna juntando ahora si delanteros y traseros, en este punto tendrás un pantalón que se verá enorme a comparación de toda la ropa de tu bebé, el elástico es quien hará toda la magia. Mide la cintura y piernas de tu peque para cortar la cantidad de elástico que necesitarás para estas áreas, una vez que coloques los elásticos en su sitio tendrás tus pantalones bombachos terminados.

El pañalero del conjunto puedes hacerlo modificando a tu gusto un pañalero blanco, podrías coser holanes en los hombros usando la misma tela del pantalón o si tienes mayor habilidad podrías bordar algunas flores y motivos mexicanos, aquí hay que ponerse creativos. Yo lo que hice fue poner una aplicación sencilla con la tela de rebozo: corte un corazón en esta tela y uno igual en la tela autoaderible, después planche la tela de rebozo a la tela aderible y lo uní al pañalero utilizando ZigZag por todo el contorno del corazón. Escribí Yo y México utilizando un marcador especial para telas.

Para acompañar el conjunto, hice un moño simple utilizando un pedazo de la tela de rebozo.

Ser mamá

Duérmete niña, duérmete ya

Cuando estábamos embarazados (lo digo así porque el embarazo es un asunto de pareja y no sólo de la mamá), todo mundo nos aconsejaba <<Duerman mucho ahora que pueden>> y siempre pensábamos ni que el el sueño fuera acumulable, es decir, no nos veía diciendo <<Otra noche sin dormir, bueno no hay problema, aun tengo parte de las reservas de sueño que juntamos en febrero>> más bien el consejo que deberían darle siempre a los futuros papás sería algo así como <<Vayan aprendiendo a funcionar con pocas horas de sueño>>, o <<¿Ya empezaron su “Sleep training”?>> eso sí que tendría más lógica.

Cuando la princesa nació, ella dormía bien (considerando que era una recién nacida), se despertaba cada 3 o 4 horas a comer y seguía durmiendo, pero nosotros “totalmente primerizos” habíamos perdido el sueño las primeras noches, nos turnábamos para verla respirar. Después de escuchar tantos cuentos de terror sobre la muerte de cuna no queríamos que algo así pasará con nuestra bebé. Poco a poco fuimos bajándole a nuestras ansiedades y disfrutando de los momentos en los que nos permitía dormir.

Llegando a finales del primer mes, la bebé empezó a dormir toda la noche, dormía de 10 a 6 y sólo podíamos pensar “nos sacamos la lotería de los bebés”. Por esas fechas nos encontramos a otros papás primerizos del mismo curso psicoprofiláctico al que habíamos ido, su bebé era sólo un día más grande que la nuestra y quedaron sorprendidos cuando dijimos que la bebé dormía la noche entera de un tirón, la otra mamá pregunto angustiada <<¿Pero es de lactancia?>> cuando respondí afirmativamente, pude ver una cara de angustia y me apresuré a responder <<ah bueno pero se duerme tarde, acuérdate que es el dormir es un proceso no tenemos que cantar victoria tan pronto>> aunque en ese momento ni yo me lo creía, solamente lo comenté para tranquilizarla y porque no me quería ver convertida en ese tipo de mamá que tanto odio, ya saben, las “mi hijito ya lo hace, ¿a poco el tuyo no?”.

Llegando al final de los dos meses, de golpe cambio sus hábitos de sueño. De dormir tantas horas, empezó a despertar y pedir atención cada par de horas. Papá Geek me preguntaba preocupado <<Ahora ¿qué le pasa? ¿Estará bien?>> , yo se lo atribuí a la famosa “Crisis de los tres meses” y que todo era parte de su desarrollo normal. Me sentí muy aliviada cuando leyendo el libro de Rosa Jove “Dormir sin lagrimas” , decía (cito textualmente) (…)Muchos padres creen que su hijo ya siempre será así (dormirá por muchas horas) , pero hacia los tres meses el sueño se aligerará(…)  cuando leí esto me vi obligada a leerlo en voz alta, de alguna manera saber que lo que sucede es “normal” nos dio tranquilidad.

En esta última semana, los despertares nocturnos han disminuido considerablemente, parece como que empieza a sentir sueño llegándose la “hora de dormir”, pero no significa que dormirá ahora sí para siempre las noches completas (ni siquiera yo lo hago), a continuación escribiré algunas cosas que nos han facilitado este aprendizaje:

  • Ser conscientes como papás que el sueño es algo gradual y llegará el día que duerma tranquila, es decir, no desesperarnos ni confiarnos sí un día duerme más.
  • Reconocer que los adultos también tenemos mini despertares, sólo que no necesitamos ayuda para volver a dormir, algún día ella también podrá gestionar estos despertares.
  • Colecho, nosotros hacemos colecho pero no en la misma cama, ella tiene su cunita pegada a nuestra cama y así podemos reaccionar mas rápido si llega a necesitarnos de madrugada. Pareciera que estamos sincronizadas, cuando se despierta, termino por despertarme también aún sin que ella llore, supongo que si estuviera en una cuna aparte no podría darme cuenta tan rápido que ha despertado. Si la noto inquieta le ofrezco el pecho y si no esta inquieta le doy su espacio, en muchas ocasiones sólo se estira y vuelve a dormir (esto es parte de dejarla gestionar sola su sueño).
  • No es una novedad que los bebés se duermen con los movimientos repetitivos, como acunarlos en brazos o con la ayuda de una mecedora.  hace tiempo se hizo viral un vídeo que mostraba la técnica de pasar un trapito de manera constante sobre la carita del bebé. Para dormir a mi bebé hago círculos con mi dedo en su frente o palmaditas suaves en su pecho, esta última técnica la aprendí de una asistente en un grupo de maternal, los niños tenían hora de siesta y de esta manera dormíamos a todos muy rápido.
  • El ruido blanco y los sonidos de latidos de corazón se han convertido en nuestros aliados a la hora de dormir, incluso nos relajan también a nosotros.
  • Un baño tibio y un masaje antes de dormir nos funcionan perfecto después de días pesados, aunque muchos hablan de armar una rutina rígida para dormir que incluya estos elementos, hemos pensado que es mejor tener una rutina flexible porque es posible que al estar tan acostumbrada a su baño siempre a la misma hora, si una noche no podemos hacerlo podría ponerse un poco irritable.
  • Canciones de cuna, esta bien, tengo que admitir que las canciones de cuna (al menos con mi bebé) no funcionan para dormir, pero le sigo cantando porque me parece una forma muy linda para fortalecer el vinculo mamá-bebé.

 

 

 

Ser mamá

En qué debes fijarte para seleccionar la silla del coche

Tengo que confesar que cuando buscamos nuestra silla de coche, yo no investigue nada de nada, esa tarea se la quedó papá geek y vaya que se la tomó en serio. Después de una ardua investigación él decidió que compráramos la Graco 4ever y así fue.

Después fue necesario comprar otra silla para usar en el carro de la abuela y entonces empezó el predicamento ¿En qué me debo fijar? siendo una silla secundaria el presupuesto era mucho menor, pero debía ser igual de segura. Esta vez me involucré un poco más y aún cuando para mi la ganadora hubiera sido la que tuviera estampado de Hello Kitty, decidí hacer las cosas correctamente e investigar. A continuación te platico a qué cosas se debe prestar atención para hacer la mejor selección.

1.El tipo de silla

Existen silla tipo nido o huevo que se utilizan con los bebés más pequeños. Existen otras sillas que son convertibles, las todo en 1 o los booster (para niños más grandes), es decir, pueden adaptarse a las diferentes etapas de tu hijo. Cada una tiene sus ventajas y desventajas, por ejemplo, si eliges la tipo nido, es probable que venga junto con la carreola y sea cómodo desmontarla del coche con el bebé dormido (algunos especialistas las consideran más seguras para bebés menores de 9 kilos). Una desventaja es que tendrás que cambiarla relativamente pronto lo que será una nueva inversión.  La decisión dependerá de las necesidades de tu familia.

2.  La regulación 

En México no existe un organismo que se encargue de revisar la seguridad de las sillas. Por tanto para revisar que la silla que nos interesa haya pasado pruebas de seguridad deberemos basarnos en regulaciones de otros países: en Estados Unidos la NHTSA (Administración Nacional de Seguridad en la Carretera) evalúa que la silla sea fácil de instalar y que el bebé va seguro en ella. Buscar una silla con mayor puntaje puede significar una mayor seguridad.  También podemos encontrar otros autoasientos que fueron evaluados por la norma EUROPA ECE R44/12 que la silla pase la prueba nos habla de que cumple con los requisitos esenciales de seguridad.

3. Peso y altura que aguanta a contramarcha y a favor de la marcha 

Un menor de dos años debe viajar siempre a contra marcha, pero es recomendable duré el más tiempo posible viendo hacia atrás (es decir, incluso que pase toda su edad preescolar de esta forma). Para que lo anterior sea posible, debemos buscar que nuestra silla aguante más a contramarcha, porque una vez que el niño sobrepase los limites establecidos por el fabricante deberá voltearse a favor de la marcha.

4.  Que tenga sistemas de anclaje LATCH 

Este sistema permite que asegures la silla directamente al auto y no al cinturón de seguridad, la ventaja es que resulta más fácil la instalación de forma segura. La mayoría de los carros modernos ya cuentan con este sistema, si tu carro es de antes de 2002, no lo tendrá. Pero no te preocupes, con el cinturón de seguridad puede quedar igual de seguro con un poco más de trabajo.

5. Facilidad de limpieza

Los bebés y niños pequeños son una maquina de ensuciar todo lo que encuentran en su camino, poder quitarle la funda a la silla facilitará su limpieza.

6. Presupuesto

Poderoso caballero es Don dinero, existen sillas seguras para todos los presupuestos, es cuestión de tener en mente cuánto es lo máximo que podemos gastar en nuestra silla y compararlo con las opciones existentes en el mercado.

Después de fijarme en todos estos puntos nos decidimos por la Cosco apt 50 como la silla secundaria. Espero que la información te sea de utilidad para tomar la mejor decisión.

 

educación, Ser mamá

Consejos para la escolarización

En unos días iniciará el ciclo escolar y será el segundo ciclo que me quedo en casa, aun cuando estoy disfrutando de la maternidad y la crianza de mi bebé, tengo que confesar que me genera un poco de nostalgia. Después de algunos años como maestra de educación preescolar (y en ocasiones maternal) aprendí algunas cosas sobre la integración de los pequeños a la vida escolar y cómo ayudarlos a vivir este proceso de la mejor manera y te quiero compartir algunos consejos para la escolarización.

1.- Háblale de lo que sucederá

Platícale que irá a la escuela y estará algunas horas ahí, habla sobre los maestros y sus compañeros, también de que hay momentos para jugar y otros para trabajar. Trata de ser muy positivo cuando hables con él o ella sobre la escuela. Si cambia de grado, explícale que cada año se hace cambio de maestro y que no estará con el mismo del ciclo pasado.

 

2.- Si quieres respuestas debes hacer las preguntas indicadas

Si tú preguntas ¿cómo te fue en la escuela? probablemente responda: “bien” y no diga nada más. Si quieres saber sobre su día debes hacer las preguntas precisas, por ejemplo, ¿con quién jugaste  hoy? ¿A qué jugaron? ¿Qué fue lo que más te gustó del día? ¿Hubo algo en tu lunch que no te gusto? ¿Cuál canción cantaron? Eso sí, si le preguntas es porque quieres escucharlo, así que cuando esté hablando de su día: Ponle atención.

 

3.- Controla tus emociones

Ya lo sé, quizá seas tú quien tiene más ganas de llorar que tu propio hijo, intenta no mostrar ansiedad y mantenerte relajado. ¿Tú te quedarías tranquilo si ves que la persona que más quieres no se siente segura de dejarte? Obviamente pensarías “por algo ha de ser”. Demuéstrale seguridad a tu niño .

 

4.- Di la verdad

A veces por querer tranquilizar a tu pequeño dices cosas como: “voy al carro y  ahorita vengo” o “te voy a esperar afuera”. Cuando el niño descubre que le has mentido, es muy probable que se le dificulte confiar nuevamente y la próxima vez le será más difícil la separación. Dile a donde irás y que regresarás por él cuando sea hora.

 

5.- Es normal que llore

Durante la primera semana incluso durante el primer mes (y algunos niños por más tiempo) es normal que lloren, las maestras de preescolar estamos acostumbradas y sabemos apapachar a esos chiquitos en su proceso de adaptación. Muchas veces lloran al quedarse en el salón y se calman durante el día, pero vuelven a llorar cuando se dan cuenta que es hora de salir (y los papás piensan que duro todo el día llorando). También es normal que entre a clases contento desde el primer día y no significa que se desprende fácil o que no te quiere, simplemente estaba emocionalmente más preparado.

 

6.- Déjale sorpresas en su lunch

Ya sea que le prepares algo que sabes le gusta mucho o pequeñas notitas de cariño en pedazos de papel, a los niños los reconforta saber que tienen a alguien esperándolos en casa y esperar el lunch para ver el mensaje de mamá hace más llevadero el día.

 

Recuerda que es natural que sientan ansiedad o tristeza por la separación, no minimices sus sentimientos en ningún momento, ayúdalos a entender que es una separación momentánea y a disfrutar su nueva etapa de socialización, la primera fuera de la familia y con otras personitas de su misma edad.

 

educación, Ser mamá

Estimulación visual: tarjetas de contraste

La vista es el sentido menos desarrollado en los bebés recién nacidos, forma parte de su proceso de adaptación al mundo y lleva una maduración gradual. A diferencia de lo que los vistosos juguetes para bebés nos hacen pensar, a los recién nacidos no les llaman la atención los diferentes colores o formas, sino más bien el alto contraste, es por eso que perciben mejor las imágenes en blanco y negro.

Las tarjetas con dibujos en contraste blanco y negro son un excelente material para trabajar la estimulación visual en bebés menores de cuatro meses. En internet basta con googlear  “tarjetas de estimulación visual blanco y negro” para encontrar muchísimos materiales listos para imprimir.
Para trabajar con mi bebé me decidí por hacer nuestro propio material de fieltro (para poder lavarlos y que fuera un material suave) primero hice un diseño simple en papel que te comparto en este enlace: aquí

Después con ayuda de unas tijeras y una pistola de silicón caliente obtuve estos resultados:

   

Para jugar pongo a mi nena boca abajo en su  almohada de lactancia (en inglés llaman a esto tummy time) y frente a ella las tarjetas, las cambió de posición o volteo con forme voy viendo reacciones en la princesa.

Ser mamá

Productos que me han ayudado a armar mi banco de leche

Me quiero unir a las actividades de la Semana de la lactancia materna: contribuyendo por primera vez como madre lactante. Quiero hablarles de los productos que a mi me han servido para crear mi banco de leche materna, aún cuando me quedo en casa con mi bebé nunca esta de más estar preparada para una emergencia o simplemente tener flexibilidad.

1.Extractor de leche materna

La elección del extractor depende de qué tanto se utilizará, es decir, no es lo mismo lo que requiere una madre que trabaja todo el día, a una madre que sólo quiere armar su reserva para emergencias como es mi caso. Yo compré el extractor eléctrico sencillo Evenflo (aunque el modelo se llama Advanced, me refiero a que no es extractor doble). Durante las primeras semanas una de las membranas estaba mal colocada y eso hacía que no saliera ni una gota. ¡Imaginen lo frustrante que puede ser para una mamá primeriza que fácilmente puede sentirse incapaz!. Después de que encontré ese error, me ha funcionado bastante bien.

2. Esterilizador 

Las piezas no eléctricas del extractor, así como los frascos de almacenar deben ser esterilizados. Yo no le había dado tanta importancia a este aparato y  estaba decidida a esterilizar utilizando una olla en la estufa. Un día en un bazar nos encontramos un esterilizador Avent 24 horas a un súper precio. La frecuencia con la que se deben esterilizar los biberones y demás objetos de alimentación es polémica: algunas personas dicen que  sólo la primera vez y otros lo hacen cada vez que lo utilizan; con este esterilizador eléctrico me ha parecido muy cómodo hacerlo cada vez que los utilizamos. Justo este modelo creo que ya no se encuentra en las tiendas, pero muchos papás venden el suyo a precios realmente económicos. 

3. Frascos para almacenar

Compre muchos contenedores para almacenar leche , lo mejor es que aún cuando no son  de la misma marca que el extractor funcionan perfectamente. Así que hago la extracción y directamente les coloco una etiqueta con la fecha y los almaceno en el refrigerador por un máximo de tres días. Aún cuando se pueden utilizar para congelar, todavía no lo hago (preocupada por el espacio que utilizarían en mi congelador). Como ventajas frente a las bolsas es que sí pueden reutilizarse y como desventaja que no se encuentran fácilmente en México.

4. Bolsas para almacenar leche 

Las bolsas Parent’s Choice son realmente económicas y muy funcionales. También probé un par de bolsas Lansinoh y no encontré una gran diferencia. Yo compré el paquete más grande, que es el de 100 bolsas, porque difícilmente encontraría algo así en mi país. Descongelar la leche utilizando bolsas es realmente muy rápido, pero la verdad me siento un poco mal de tener que tirarlas a la basura después de cada uso.

5. Conchas recolectoras y protectores de lactancia 

La verdad este producto lo compre estando embarazada porque me visualizaba con un exceso en la producción de leche, pero no ha sido así. Tanto las conchas como los protectores desechables los he usado en contadas ocasiones, quizá para mujeres que tienen un excedente significativo en su producción, puedan resultar más útiles.  Yo compré las conchas Sanity, la idea es que en lugar de desperdiciar la leche en los protectores: la recolectes. Si tienes cuidado de mantenerlas limpias, esterilizadas y recolectar la leche con frecuencia; puedes utilizar la leche que se junte en ellas.

6. Calentador de biberones

Nuevamente de este producto algunas personas podrían prescindir, pero para mí ha sido realmente útil. Como suelo sacar la leche del refrigerador o descongelarla, antes de dársela a mi bebé me gusta calentarla sólo un poco. El calentador eléctrico hace que este trabajo sea más rápido y sencillo.  Nosotros compramos el de la marca First Years y nos ha funcionado muy bien, es además esterilizador de chupones. 

Tener un banco de leche materna, puede en muchos casos ser la alternativa para mantener una lactancia exclusiva con nuestros bebés.  Yo me siento tranquila de pensar que en caso de una emergencia tenemos por lo menos un día completo de leche almacenada,  para madres trabajadoras quizás sus objetivos son más ambiciosos. Actualmente está tomando un medicamento para el reflujo que debe diluirse con leche materna y ha sido muy cómodo tener siempre a la mano un par de onzas. No se trata de llenar el congelador de bolsas y más bolsas: el banco de leche dependerá de las necesidades de cada familia.

Antes de terminar esta entrada, quiero mostrarte la forma que encontrado para guardar las bolsitas en el congelador y así asegurarme de que siempre tomemos primero la más vieja: elaboré este dispensador de bolsas con una caja de cartón:

Mundo Costuril

Pantalones para mi bebé con el patrón Xiana

Lo primero que cosí para mi bebé fue este pantalón: siguiendo el patrón  Xiana de MiMaraMundo   por alguna razón su blog esta como privado, por eso etiquete su página de facebook.

Anteriormente había hecho unos pantalones con este patrón para regalarle al bebé de una amiga, el resultado aquella vez me gusto tanto que me moría por hacer una versión para mi propia bebé.

Así que aproveche un poco el tiempo visitando a la familia en navidad para coser y he aquí el resultado:

Quede tan enamorada de como se veía el pantalón que decidí utilizarlo en su conjunto para salir del hospital.

Tanto el cintillo de la cintura y los puños (no se si se le llama así también en los pies) son largos, por lo que se pueden doblar y le queda por más tiempo. De hecho es de lo poco que aún le queda de su ropita de recién nacida y lo mejor es que va perfecto con sus pañales de tela.

Espero pronto vuelva MiMaraMundo a compartir su blog, para que ustedes también puedan hacer su propia versión de los pantalones Xiana.

Ser mamá

Prepara a tu perro para conocer a tu nuevo bebé

Mi perro está muy apegado a mí y yo a él, cuando nos enteramos del embarazo uno de los primeros dilemas fue ¿cómo le haríamos para que no sintiera el cambio de manera brusca? Así que comenzamos a leer muchos artículos sobre como presentarle el bebé a un perro, tomamos un poco de todo y hoy quiero compartir las que cosas que nos funcionaron y otra que no tanto.

Estopa (nuestro perro) siempre ha dormido en nuestro cuarto, tiene su cama en el piso aunque le permitimos que si él lo desea suba a nuestra cama, en algunas noches duerme incluso  en medio de los dos. Así que lo primero que intentamos cambiar fue eso, primero buscamos que durmiera fuera del cuarto, pero fue imposible ni él ni nosotros lo soportamos. Después pensamos en limitarlo al piso y al final no logramos, así que Estopa siguió durmiendo como siempre con nosotros.

Después de darnos cuenta que no cambiaríamos nada de lo que le tenemos permitido hacer en casa (tomar siestas en los sillones, dormir en nuestra cama y simplemente moverse con libertad como cualquier miembro de la familia) comenzamos a educarlo para obedecer un par de ordenes simples, él ya se sentaba, daba la pata y se acostaba. Nos pareció importante que además de las órdenes que ya sabía lograra quedarse quieto cuando lo solicitáramos.

Pasamos tres días en el hospital, cuando nació la bebé. Mis suegros vinieron por el perro y estuvo con ellos cuatro días.  Así que tuvimos un día en casa de solo mamá, papá y bebé, de ese modo ella dejaría su olor en casa antes de que llegara el perro. Al cuarto día nos avisaron cuando estaban afuera de nuestra casa, antes de dejarlo entrar le dieron un paseo largo por la colonia (buscando que quemara toda la energía posible), así cuando conoció a la bebé estuvo tranquilo y  resulto más fácil de lo que pensábamos.  Aunque Estopa no daba muestras de agresividad ni de un excesivo entusiasmo, por precaución lo dejamos varios días con su arnés aún dentro de casa (así  si cualquier cosa pasaba podríamos detenerlo más fácil).

Resumiendo, estos son los tres puntos principales que tuvimos en cuenta:

  • Educar al perro para seguir ordenes sencillas (sentado y quieto principalmente)
  • Bebé entra primero a la casa y el perro después
  • Agotar la energía del perro antes de presentarlo con bebé

Después de haberlo vivido con mi bebé y perro, puedo decir que tienen una conexión especial. No puedo decir que los presentamos, porque Estopa ya la conocía, fue como decirle: << Mira, es la bebé que estaba en mi panza>>.  Él se preocupa si la ve llorar y trata de estar todo el día cerca de ella. Es una conexión especial la que se crea entre un perro y “su bebé”.