Ser mamá

Prepara a tu perro para conocer a tu nuevo bebé

Mi perro está muy apegado a mí y yo a él, cuando nos enteramos del embarazo uno de los primeros dilemas fue ¿cómo le haríamos para que no sintiera el cambio de manera brusca? Así que comenzamos a leer muchos artículos sobre como presentarle el bebé a un perro, tomamos un poco de todo y hoy quiero compartir las que cosas que nos funcionaron y otra que no tanto.

Estopa (nuestro perro) siempre ha dormido en nuestro cuarto, tiene su cama en el piso aunque le permitimos que si él lo desea suba a nuestra cama, en algunas noches duerme incluso  en medio de los dos. Así que lo primero que intentamos cambiar fue eso, primero buscamos que durmiera fuera del cuarto, pero fue imposible ni él ni nosotros lo soportamos. Después pensamos en limitarlo al piso y al final no logramos, así que Estopa siguió durmiendo como siempre con nosotros.

Después de darnos cuenta que no cambiaríamos nada de lo que le tenemos permitido hacer en casa (tomar siestas en los sillones, dormir en nuestra cama y simplemente moverse con libertad como cualquier miembro de la familia) comenzamos a educarlo para obedecer un par de ordenes simples, él ya se sentaba, daba la pata y se acostaba. Nos pareció importante que además de las órdenes que ya sabía lograra quedarse quieto cuando lo solicitáramos.

Pasamos tres días en el hospital, cuando nació la bebé. Mis suegros vinieron por el perro y estuvo con ellos cuatro días.  Así que tuvimos un día en casa de solo mamá, papá y bebé, de ese modo ella dejaría su olor en casa antes de que llegara el perro. Al cuarto día nos avisaron cuando estaban afuera de nuestra casa, antes de dejarlo entrar le dieron un paseo largo por la colonia (buscando que quemara toda la energía posible), así cuando conoció a la bebé estuvo tranquilo y  resulto más fácil de lo que pensábamos.  Aunque Estopa no daba muestras de agresividad ni de un excesivo entusiasmo, por precaución lo dejamos varios días con su arnés aún dentro de casa (así  si cualquier cosa pasaba podríamos detenerlo más fácil).

Resumiendo, estos son los tres puntos principales que tuvimos en cuenta:

  • Educar al perro para seguir ordenes sencillas (sentado y quieto principalmente)
  • Bebé entra primero a la casa y el perro después
  • Agotar la energía del perro antes de presentarlo con bebé

Después de haberlo vivido con mi bebé y perro, puedo decir que tienen una conexión especial. No puedo decir que los presentamos, porque Estopa ya la conocía, fue como decirle: << Mira, es la bebé que estaba en mi panza>>.  Él se preocupa si la ve llorar y trata de estar todo el día cerca de ella. Es una conexión especial la que se crea entre un perro y “su bebé”.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de privacidad