Ser mamá

Parental oversharing: La sobre exposición de tus hijos en internet

Ser padres es estar llenos de momentos de alegría y entusiasmo que naturalmente queremos compartir con todo mundo. Para mi fue súper difícil no hablar con nadie sobre mi embarazo hasta pasado el primer trimestre, sin duda quieres gritarles al mundo todo sobre tu paternidad y en esta época de sobre exposición en redes sociales esto resulta aún más fácil y tentador. Pero aún siendo una conducta que se ve normal en estos día, debemos prestar especial cuidado de que es lo que compartimos de nuestros hijos y familia en la red.

Como puberta millenial a finales de los 90’s se nos decía que compartir información personal en internet era muy peligroso, simple y sencillamente porque nunca podemos estar 100% seguros de quien esta del otro lado de la pantalla, tal parece que esto es algo que simplemente hemos olvidado; le hemos perdido el respeto a la red.

Este es el primer punto de porque pienso no debemos sobre exponer a los menores: es peligroso.  Evitemos exponer en dónde vivimos o a que escuela asisten y no, no hace falta que lo digas directamente, a una persona mal intencionada le puede bastar con identificar el parque en el generalmente pasean o el uniforme que utiliza tu pequeño

.

El otro día me tope con una página de Tumblr que comparte fotografías de «ugly babies» y estas son sacadas de paginas de Facebook personales. Algunos padres padres exponen orgullosamente a sus retoños y sus contactos mal intencionadamente sacan de ahí la fotografía y la mandan a páginas de este tipo, ¿te gustaría tu hijo fuera objeto de burla? o ¿que iniciaran algún meme con su imagen?

Por otro lado debemos cuidar la presencia de nuestros hijos en internet, no siempre serán nuestros bebés, algún día crecerán y se encontraran que ya tienen una huella digital que inició mucho antes de que aprendieran a caminar. Me parece que es una decisión que debemos dejarles a ellos, cada persona debe ser quien administre su imagen Online, no por ser nuestros hijos son nuestra propiedad. Ya se dio el caso de una adolescente que demandó a sus padres por la sobre exposición que hicieron de su infancia, mostrando más de 500 fotografías algunas de ellas en momentos embarazosos.  Se pueden tomar fotografías y vídeos sin la necesidad de compartirlas con todo mundo, aún en ambientes digitales: podemos, por ejemplo, enviarle correos personales a los abuelos o tíos lejanos.

Nuevamente mi filosofía «Un niño es una persona, no importa lo pequeño que sea» vuelve a cobrar sentido, aprendemos a respetarlos.

Si aún leer este post sigues tentado a compartir imágenes de tus hijos, intenta seguir estas reglas:

  • No muestres información que podría facilitar que alguien más pueda ubicar a tus niños, es decir, ¡¡no des pistas!! y estas pueden ser: el nombre de su escuela, el exterior de tu casa o lugares donde frecuenta ir.
  • Por ningún motivo los muestres desnudos. Sí, aún cuando se vea súper tierno haciendo por primera vez en la nica, resiste a la tentación de compartir lo mucho que disfruta la hora del baño.
  • Trata de ajustar al máximo los niveles de privacidad en tus redes sociales, de igual manera haz una limpia de todos esos contactos que no son tan cercanos.  Evita que tus niños sean tu foto de perfil o portada de muro porque esto siempre es una información publica.
  • Respeta su privacidad, piensa que cosas no te molestaría alguien más compartiera sobre ti y aplica esto en las fotografías de tus niños. Recuerda que algún día crecerán y podrían sentirse avergonzados.

Yo he decidido que compartiré mi experiencia de maternidad y crianza,  pero no fotografías o vídeos de mi niña (aún cuando estoy segura le tomaré millones, eso será sólo para nuestros álbumes familiares), dejaré que sea ella quien decida cuando iniciar su huella digital.