educación

Natación para bebés ¿vale la pena?

La princesa va a clases de natación ( se le llama matronatación porque mamá o papá entramos a la alberca con ella) desde los seis meses y ahora después de un poco más de un año asistiendo a estas clases, hemos visto algunos resultados que hoy quiero compartir con ustedes.

El objetivo de las clases de natación en menores de 3 años no es que «aprendan a nadar», más bien se busca promover la familiarización con el medio acuático y a la par se desarrollan algunas habilidades del dominio del cuerpo.

Por otro lado, practicar algún deporte en etapas tempranas de nuestra vida favorece el crecimiento; el deporte en niños esta relacionado con el desarrollo de huesos y músculos. La natación es uno de los deportes más completos y además de ser beneficioso en la parte física observable, también aporta a la salud respiratoria de sus practicantes.

Cuando comenzamos las clases de natación la princesa tenía seis meses (que es una buena edad para iniciar, porque su sistema inmunológico es un poco más maduro) y aun cuando parecía darse cuenta que estaba en un espacio diferente, realmente no hacía mucho dentro del agua y se limitaba a permitir se le manipulara dentro de la alberca o perseguir juguetes sin prestar mayor atención al ambiente o las personas que nos acompañaban.

Una de sus primeras clases

Pasaron los meses y pronto nos sorprendió dando muestras de autonomía bajo el agua. Con nuestra experiencia en estas clases hemos reafirmado que el objetivo de la matronatación no es aprender a nadar, aunque la verdad si comienza a tener interés por desplazarse dentro del agua:

Pasó de sólo estar adentro del agua a intentar moverse y desplazarse por su cuenta

Lo que hemos observado después de poco más de un año asistiendo a clases de natación para bebés es lo siguiente:

  • Les permite sentir seguridad en ambientes acuáticos.
  • Les abre el apetito, en nuestro caso sabemos que se acabará todo el snack que llevemos para después de nadar.
  • Los relaja, siempre hay una siesta después de las clases de natación y es una siesta realmente larga.
  • Hay un mayor desarrollo psicomotor.
  • Promueve la socialización, aun cuando los ejercicios son individuales, en la alberca se convive con niños de más o menos su edad.
  • Mayor desarrollo del sistema respiratorio, este punto nos ha tomado por sorpresa, cuando comenzó a ir a la alberca la sumergíamos y lograba hacer 5 brazadas bajo el agua, actualmente ella es quien se lanza al agua y logra al rededor de 12 brazadas bajo el agua.

Si estas pensando si es buena idea iniciar con clases de natación para tu bebé, mi consejo es que si tienes la posibilidad no lo dudes, es realmente un deporte muy completo y divertido.