Ser mamá

Nuestra cocina en miniatura

Hace ya casi dos años hice una cocinita de juguete forrando una caja de cartón. La hice en un día, sin pensar mucho y rápidamente se convirtió en uno de los juguetes favoritos de la princesa Lía.

Con esta experiencia previa, nos ilusionaba poder hacerle una cocinita de madera a su tamaño.


Así que inicie la búsqueda por inspiración en Pinterest, descubrí la existencia de unos lavaplatos funcionales (que funcionan con una pequeña bomba) y alguien había empotrado uno de estos lavaplatos en su cocina de madera. La idea termino por fascinarme y no había manera de poder sacarla de mi cabeza.

Este es el lavaplatos que utilizamos

Así, pasamos de sólo querer una cocinita de juguete a una un poco más funcional y fue entonces cuando pensé que también sería estupendo si mi niña tuviera una cocina parecida a la mía.

El atractivo principal de la cocina es, sin duda, el granito de la barra y salpicadera. Para imitar esta piedra conseguimos un papel adhesivo imitación granito con una distribuidora de Betterware. Aproveché para pedir también un papel adhesivo imitación acero inoxidable para dar el acabado a la estufa y horno de microondas.

Después de adquirir el lavaplatos y la cubierta de granito, estábamos listos para iniciar el proyecto. Comenzamos por hacer el siguiente diseño:

Una vez que decidimos el diseño, fue cuestión de marcar y cortar la madera. Para hacer el trabajo de corte más sencillo y preciso utilizamos una sierra circular. Después del cortar todas las piezas, las pintamos o pegamos los vinilos adheribles.

Para la ventana de la puerta del horno utilizamos un pedazo de acrílico (realmente era un pedazo sobrante en una tienda de vidrios y espejos), así que nuevamente adaptamos el corte al material que teníamos disponible.
Para los quemadores, utilizamos un plato pastelero para dibujar el círculo y con mucho cuidado Papá Geek hizo los cortes usando la sierra caladora (este puede que no sea el método más eficaz, pero como amateurs de la carpintería lo hicimos con las herramientas que tenemos a la mano). Después, pegamos unas etiquetas de quemadores que encontré en internet. Algo que después me di cuenta es que debí proteger las etiquetas del agua con plástico adherible, porque en el primer día de juego se estropearon y fue necesario reponerlas.


Las imágenes del horno de microondas también fueron de una impresión de etiqueta, pero esta la plastifique antes de que fuera muy tarde.
Utilizamos imanes de gavetas para que las puertas se mantuvieran cerradas y además fuera simple para ella abrir y cerrarlas.

Para la estufa utilizamos perillas de madera que pintamos y decoramos con una línea roja para terminar de parecerse. En cada una de las puertas pusimos una manija diferente para simular espacios distintos.
Este fue el resultado:

Fue el regalo de los Reyes magos, por eso el zapato en la parte superior.
Lavaplatos funcional

No voy a decir que fue un proyecto fácil, porque la verdad no dormimos la noche antes de reyes, pero realmente valió la pena. Todos los días se toma un tiempo para jugar y prepararle «coffee» a sus papás. Siendo sinceros, yo sí creo que logramos nuestro cometido, la princesa tiene nuestra cocina en miniatura.
Nosotros nos animamos a hacerla porque estamos locos y el hobbie del papá Geek es la carpintería (así que teníamos un par de herramientas), pero seguramente puedes acercarte con la idea a tu carpintero de confianza y tener también tu cocina en miniatura.
He incluido algunos enlaces de compra del programa de afiliados de Amazon, a ti no te implica nada extra y yo recibo una pequeña comisión por cada compra.

cocina, educación, Ser mamá

Nuestra Torre de aprendizaje

La torre de aprendizaje es un material Montessori que permite que los pequeños se involucren en actividades del hogar que de otra manera hubieran quedado lejos de su alcance.

Alrededor del cumpleaños número uno de la princesa, comenzó a mostrar interés por colaborar en la cocina. En un principio la sentaba en la encimera y ella me iba pasando los ingredientes, como evidentemente esto no era lo más seguro, buscamos tuviera su propia torre de aprendizaje.

Platiqué con el abuelo y Papá Geek sobre este material y en cuestión de semanas el abuelo creó esta maravilla:

La ha hecho plegable para poder guardarla fácilmente y recuperar el espacio en la cocina
Plegada cabe perfecto entre la pared y el refrigerador
Esta es la tabla de soporte donde ella se para, esta pensada para que cuando crezca un poco más la podamos bajar.

Sinceramente quedé muy feliz con los resultados, para el abuelo fue un proyecto emocionante, constantemente nos compartía sus avances o preguntaba el parecer.

El día que se la presentamos, la princesa se mostró temerosa, pero no tardó en darse cuenta de lo mucho que le facilitaría las cosas esta nueva herramienta, ahora quiere estar todo el tiempo arriba de su torre.

La imitación juega un papel importante en el desarrollo de los niños y es justo en esta etapa (alrededor del año y medio) que los pequeñines se muestran más deseosos por imitar a los adultos. Me parece fundamental crear espacios seguros para que ellos puedan seguir experimentando y descubriendo el mundo desde lo más cotidiano.

A veces en lugar de ayudar a cocinar, aprovecha para probar la comida antes de que llegue al plato.

Esperen en el futuro algunos post de cómo integrar a los pequeños en los labores de la cocina y más experiencias usando la torre de aprendizaje, aún nos queda mucho para sacarle provecho.