cocina, Ser mamá

Preparándome para el post-parto: comida congelada pre-bebé

Una de mis herramientas favoritas de cocina es mi olla de cocimiento lento. Con lo fácil que es de usarse me sorprende que no tenga mayor popularidad en el mercado latino. Lo único que debemos hacer es colocar dentro de la olla todos los ingredientes, encenderla y tendremos comida recién hecha en algunas horas.

La comida se cocina en su propio jugo, por eso pierden pocos nutrientes y además todo queda muy suave. Yo siempre había cortado y colocado en la olla los ingredientes justo antes de encender la olla, generalmente en la noche antes o por la mañana. Pero hace poco descubrí los «Crockpot Frozen Meal» que no es otra cosa que dejar todos los ingredientes crudos congelados en una bolsa hermética.

Esto puede ser de gran utilidad cuando quieres estar preparado para periodos en los que no podrás ponerle mucha atención a lo que cocinas, pero tampoco quieres recurrir a la comida de la calle.  Lo único que tendríamos que hacer preparar con antelación nuestras comidas en bolsas y congelarlas, , una noche antes podemos poner el refrigerador la bolsa que se cocinaría (sólo para que quepa dentro de la olla, pero incluso podríamos meterla aún congelada a cocinarse) y listo dependiendo si elegimos temperatura baja o alta nuestra comida estará en unas 3 o 7 horas.  Podemos dedicar una tarde a preparar las bolsas y tener comida recién cocinada para toda la semana.

La olla de lento cocimiento es súper utilizada en USA y en el norte de México también es muy usada pero no le sacamos todo el provecho. Investigado en Internet encontré muchísimas recetas, pero no todas coincidían con lo que estamos habituados a comer en casa, así que hice algunas variaciones, a continuación te muestro las recetas que prepare para estar lista para mi post-parto.

Yo tengo considerado que quizá no sea yo quien sea la principal encargada de la cocina (99% de posibilidades de que sea un trabajo para el futuro papá), por eso es importante que las instrucciones sean muy claras. Por eso lo primero que hice fue escribir en cada bolsa: Nombre de la receta, tiempo de cocción, alguna explicación extra, cuántos porciones son y con qué podemos acompañarlo.

 

 

Receta Ingredientes Instrucciones de cocción Acompañamiento Porciones tiempo
Caldo Tlalpeño 1 zanahoria

1 papa

1 calabaza

1 puré de tomate con chipotle (licuar un tomate, un chipotle y un poco de agua)

400gm de pollo

1 cubo sazonador sabor pollo

1 taza de garbanzo

 

Agregar 1 litro de agua en la olla

 

Desmenuzar el pollo antes de servir

Servir con aguacate, chipotle y queso Oaxaca 4 5 horas low
Carne con brócoli 200gm de carne  cortada en cuadros o tiras

1 taza de caldo de res

¼ de taza de salsa soja

3 cucharadas de azúcar morena

1 brócoli mediano cortado en pequeños arbolitos

 

 

—————

 

Arroz blanco

 

2

 

6 horas

low

Carne

Stroganoff

200gm carne cortada en tiras o cuadritos

¼ cebolla fileteada

1 cucharada sal

½ cucharada pimienta

1 taza de champiñones

1 lata de crema de champiñones

 

Hidratar 250gm de pasta y servir primero la pasta y encima la carne preparada

 

Pan tostado con mantequilla

 

2

 

6 horas low

Lentejas 250gm lentejas previamente lavadas

1 tomate (licuado con un poco de agua)

¼ cebolla picada

1 cucharadita de oregano

1 hoja de laurel

Sal al gusto

Chistorra al gusto

1 zanahoria

 

 

Agregar agua hasta alcanzar un nivel de 4 cm por encima de las lentejas

 

solas

 

4

 

3 horas high

Pollo  a la naranja 200gm pollo cortado en tiras o cubos

¾ taza salsa bbq

¾ taza mermelada de naranja

2 cucharadas de salsa de soja

 

 

————–

 

 

Arroz blanco

 

 

2

 

 

5 a 6 horas low

 

shepherd’s pie

 

 

 

1 paquete de sazonador shepherd’s pie

½ taza de agua

2 tazas de verduras congeladas

400gm de carne cortada en tiras o cubos

 

 

 

————-

 

 

Puré de papa

 

 

8

 

 

7 horas low

 

3 horas high

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Algunas recetas las hice dos veces para poder así tener casi dos semanas sin preocuparnos por la comida y dedicar ese tiempo a conocer a la bebé.  Después les platicaré mi experiencia y como nos funcionó esta forma de organización.

 

Ser mamá

Aprende a leer las etiquetas de la ropa

lavar la ropa es una de esas tareas del hogar que parecen eternas, siempre hay ropa sucia o ropa por doblar y si a eso le sumamos que cada tipo de tela o estilo de prenda necesita un cuidado especifico; totalmente comprensible que muchas terminen por aventar toda su ropa en la lavadora y darles el mismo cuidado (a veces únicamente separando por color).

Pues bien, darle el cuidado que requiere cada prenda ayuda a que estas duren un poco más y eso se resume en economizar al no tener que comprar ropa cada par de meses.  Quizá con el tema del dinero te convencí en prestarle mayor atención al cuidado de la ropa pero … ¿Cómo se leen las etiquetas? en algunos casos traen la explicación escrita (a veces en inglés y otras en varios idiomas) pero en su mayoría la etiqueta viene acompañada de símbolos y en ningún lado se nos ha enseñado a descifrarlos.

La primera recomendación que me gustaría hacerles es voltear todas las prendas que tengan algún estampado, como las playeras con dibujos, esto ayudará a preservar más los estampados.  A continuación te muestro lo que significan los principales símbolos que encontramos en las etiquetas de lavado:

Ahora sí, la próxima vez que veamos estos «jeroglíficos» en nuestras etiquetas podremos darnos una idea de lo que nos están pidiendo.  Yo confieso que mi mayor pecado es meter casi todo a la secadora a la misma temperatura, intentaré fijarme un poco más la próxima vez.

Ser mamá

Blanqueando almohadas

Hace poco me di a la tarea de blanquear mis almohadas y también de una vez la funda de mi laptop, que ya estaba totalmente sucia.

Procuro cambiar las sábanas y fundas una vez por semana, pero ni les prestaba atención a las mismas almohadas que ya estaban inevitablemente amarillas y manchadas. Les pasare la receta que mejor me funcionó para esta tarea y además es súper fácil y no se requiere mucho tiempo ni trabajo extra.

Primero vean si sus almohadas son delicadas y necesitan un tratamiento especial, si son normalitas como las mías podrán usar el siguiente procedimiento.

Colocarlas en la lavadora con agua tibia, además del jabón (yo utilizo del líquido) y suavizante, agreguen un poco de bicarbonato de sodio y un chorrito de jabón líquido para platos, podrían usar además un poco de cloro, pero yo prefiero evitarlo. Seleccionan un ciclo para manchas difíciles y ¡listo! sólo nos queda esperar.

De verdad que sí funciona deja las almohadas blancas y con un buen olor.