Ser mamá

7 cosas que aprendí de mi mamá

Cercana a la celebración del día de las madres no puedo evitar sentir nostalgia, hace siete años que no vivo cerca de mi familia y son también siete años que no celebro el día de las madres junto a mi mamá. Este año es diferente porque además de ser una hija también seré mamá y me he descubierto en mi misma algunas acciones típicas de mi madre. Es por eso que en esta ocasión me gustaría hablarles de 7 cosas que aprendí de mi mamá, esta es una lista muy personal pero aún así me gustaría compartirla con ustedes.

 

 

1. Siempre duérmete con la cocina limpia

Después leí a varias gurús de la limpieza y organización dando justo este consejo. Despertar y ver tu cocina limpia y sin platos pendientes nos libera de ansiedades. Si esto entra en tu rutina diaria antes de dormir, cada vez será más fácil y menos pesado.

 2. Tú lo puedes hacer

No, no me refiero a una cuestión de autoestima y superación personal. Es más bien una onda DIY, era la frase que mi mamá siempre nos repetía a mi hermana y a mi. Por ejemplo, cuando veíamos una falda muy linda en una tienda, ella nos decía «pero si tu la puedes hacer, se ve que esta muy fácil» ,  gracias a esas mentalidad en muchas ocasiones prefiero hacer las cosas por mi propia cuenta antes de comprarlas. Realmente ella sabe hacer tantas cosas en su versión casera como: mayonesa, mermelada, dulces típicos, etc.
Desde como los 8 o 10 años nos animo a sentarnos frente a una maquina de coser y el día de hoy estoy muy agradecida.

 3. Ser mujer no es sinónimo de ser débil

Mamá era muy fuerte, nunca la vi pedir ayuda para cargar los garrafones de agua (a veces cargaba dos a la vez). Mi hermano jugaba a las vencidas con ella. En definitiva me enseñó que no somos un sexo débil.

4. Usar de forma inteligente la tarjeta de crédito

Al día de hoy conozco gente de mi edad que tiene miedo de tener una tarjeta de crédito, por el terror de endeudarse más de la cuenta.  Mi mamá me enseñó a estar al pendiente de las fechas de corte y pago, también aprendí que incluso puedes sacarle ventajas a los sistemas de recompensas; en una ocasión me compró una netbook utilizando únicamente los puntos que tenía acumulado (que incluso ya estaban próximos a vencer). Actualmente intento pagar el total de lo utilizado en el mes y jamás considerarla una extensión del sueldo.

5. Tener gusto por la poesía y la lectura

Como lo dije hace poco, antes de que yo supiera leer era ella quien me leía en voz alta y no sólo cuentos, incluso llego a leernos en voz alta libros clásicos completos (recuerdo que la primera vez que supe de la divina comedia fue por su lectura). Cuando me aburría me animaba a aprenderme poemas que ella misma escribía.

6.  Creatividad

No puedo decir que me ha enseñado a ser creativa, pero si me ha guiado con su ejemplo. Mi mamá es una de las personas más creativas que conozco: tiene talento para la rima, la pintura y la danza, pero además siempre encuentra soluciones creativas para todo. Si ella tuviera su canal de Youtube de manualidades e ideas DIY seguramente tendría millones de seguidores. Les comparto el espacio donde ha subido algunos de sus poemas (clic aquí), espero pronto se anime a compartir sus pinturas.

7. El conocimiento debe compartirse

Fue maestra de primaria y siempre ha tenido la vocación de servicio docente.  Es algo que me ha dejado marca hasta el día de hoy. Me ha enseñado que no solo podemos compartir el conocimiento en el aula sino también en la vida diaria, este pensamiento es una de las claves para que hoy en día me guste compartir parte de lo que investigo escribiendo en este blog.

Cada año hacemos algún regalo a mamá o le recordamos lo mucho que la queremos. Escribir esas cosas de ella que nos han dejado huella nos hace vivir la celebración del día de las madres de forma más profunda. Me gusto este ejercicio de reflexión y te invito a que también piensas en qué cosas has aprendido de tu mamá.