Ser mamá

Viajar embarazada

¿Se puede viajar estando embarazada? Sí, sí se puede pero existen algunas recomendaciones que debes tomar en cuenta antes de emprender tu viaje. Durante mi embarazo he realizado tres viajes: dos en avión y uno de carretera por más de 10 horas y con lo Geek que soy de la información estuve investigando mucho antes de cada viaje. Mover nuestra rutina durante el embarazo es algo que no debemos tomar a la ligera, es por ello que hoy te quiero compartir una serie de Tips para que puedas disfrutar tus vacaciones de manera segura.

 

 

  • Consulta a tu médico: coméntale que tienes la intención de hacer un viaje y  habla con él sobre la distancia y tiempo que tomará hacerlo, seguramente tendrá algunas recomendaciones particulares que hacerte. En mi viaje en carretera, incluso mi doctora me pidió tomará una medicina para evitar contracciones porque ya estaba sobre la semana 30.
  • Viste ropa cómoda: la ropa holgada puede ser tu mejor amiga en un viaje. También evita usar sandalias y mejor opta por zapatos cerrados.
  • Trae junto a ti tu historial de embarazo y recetas: viaja con los últimos estudios que te han hecho y tráelos siempre a la mano. Si estás tomando algún medicamento o incluso si tus vitaminas prenatales fueron recetadas, viaja con la receta a la mano por si necesitas hacer alguna visita a la farmacia durante el viaje.
  • Snacks: no olvides llevar agua y algún bocadillo que te ayude a combatir el hambre durante el trayecto. Puede ser algo que te ayude a evitar las náuseas como las galletas saladas.
  • Haz paradas cada dos horas para caminar: así favoreces la circulación. En el avión intenta sentarte en el asiento de pasillo y así podrás levantarte sin molestar a nadie. En auto podrían aprovechar para bajar e ir al baño, llenar el tanque de gasolina, etc.
  • Cuídate del sol: ya sea en el camino o en el destino final del viaje, recuerda que tu piel está especialmente sensible en esta etapa así que no olvides el protector solar, gorra y lentes de sol.
  • Durante el tercer trimestre investiga las políticas de la aerolínea: algunas aerolíneas recomiendan evitar viajar después de la semana 32 otras desde la 34. Investiga como la maneja la línea aérea que seleccionaste y también si requieres un certificado médico para realizar el viaje.
  • Viaja ligera: recuerda que debes evitar cargar más de cinco kilos, así que mejor opta por maletas con poco peso.
  • Números de emergencia locales a la mano: Además del contacto de tu ginecólogo es importante que investigues los teléfonos de emergencias de tu lugar de destino.
  • Disfruta tu viaje: Si este es tu primer bebé es probable que sean tus últimas vacaciones sin ser mamá, aún si no es tu primer hijo este podría ser el último viaje para tu familia con la composición actual, así que simplemente disfrútenlo.

 

Ser mamá

Ejercicio en el embarazo

Una de las dudas más frecuentes de las mujeres embarazadas es si pueden o no realizar ejercicio en el embarazo. Anteriormente se recomendaba dejar de hacer cualquier tipo de actividad física con el supuesto de que podría afectar el embarazo, ahora la recomendación de la ACOG (Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología) es totalmente opuesta: las mujeres con embarazos normales (sin complicaciones) deben realizar 30 minutos o más de ejercicio moderado al día.

El ejercicio durante el embarazo es sano tanto para ti como para el bebé. Por ello la primera recomendación es visitar a tu médico y consultar si tu embarazo es considerado de riesgo. Hacer ejercicio durante el embarazo disminuye los malestares típicos de esta etapa, esto lo estoy viviendo en carne propia: sientes menos sueño, reduce la retención de líquidos y las nauseas.

Antes de que comiences tu entrenamiento quiero hacerte algunas recomendaciones:

  • Consigue un monitor de frecuencia cardíaca: busca uno que puedas configurar para que te alerte cuando sobrepases un límite. Debes mantener tu FCM (frecuencia cardíaca máxima) a un 70% , para calcular cuál es tu FCM realiza la siguiente formula:

FCM= 220 – (TU EDAD)

En mi caso quedaría así: FCM= 220-28= 192

             Pero recuerda que debe ser al 70%, es decir, 192x.70= 134.4 (podemos redondear en 135).

        Podrás notar que sobrepasas este límite porque te será imposible mantener una conversación.

  • Busca estar siempre supervisada: si eres una persona experimentada puedes hacerlo sola o guiada por vídeos de ejercicio, pero lo más recomendable es entrenar en un gimnasio con profesionales supervisando tu trabajo. Otra opción es anotarte a clases masivas para embarazadas: Yoga, Pilates, Natación o Belly dance son excelentes opciones.
  • Realiza adaptaciones a tu rutina: Ahora nos queda completamente prohibido realizar brincos, abdominales o cualquier ejercicio en el que se trabaje el abdomen. Después del 4° mes tampoco es recomendable ejercitar tumbadas de espaldas.
  • Mantente hidratada: recuerda que el sentir sed es una alarma de tu cuerpo de que ha empezado un proceso de deshidratación. Trata de beber hasta dos litros de agua durante el día.
  • Utiliza ropa cómoda: a mí me costó un poco de trabajo encontrar ropa deportiva para embarazadas en mi ciudad, pero no es una tarea imposible, utiliza camisetas holgadas y un buen bra deportivo que te brinde el soporte necesario.
  • Escucha a tu cuerpo: esta es la regla de oro, sólo tú podrás saber dónde está el límite y no sobrepasarlo.

 

Espero esta lista de consejo te hayan sido de ayuda y recuerda: embarazo no es sinónimo de sedentarismo.

 

Ser mamá

¿Se puede consumir cafeína en el embarazo?

Desde el momento que nos enteramos de que estamos embarazadas lo más prudente es comenzar con una dieta saludable y evitar el consumo de alimentos que podrían dañar a nuestro bebé. La cafeína en el embarazo está relacionada con el riesgo de sufrir abortos o un parto prematuro, al lograr atravesar el líquido amniótico sus efectos llegan directamente a los bebés. Además de dificultar la absorción de hierro.

Antes de evitar el consumo total de cafeína es conveniente que sepas como el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología (ACOG por sus siglas en inglés) nos advierte que la dosis máxima que una mujer embarazada puede consumir es de 200 miligramos al día, lo que es equivalente a una taza de café. Pero cuidado, no sólo el café contiene cafeína y no es lo mismo tomar un expreso a un cappuccino.

Antes de mi embarazo no tomaba café diariamente, pero parece ser que el que me dijeran «no puedes tomarlo» lo convirtió (como pasa siempre que nos limitan) en el fruto prohibido. Por ello me vi a la tarea de investigar a cuánto equivalían esos 200 mg al día:

 

Bebida

Cantidad

Cafeína

1 taza de café filtrado 250 ml 135 mg
1 taza de café instantáneo 1 cucharada 95 mg
1 taza de café descafeinado 250 ml 5 a 30 mg
1 shot de expreso 1 shot 90 mg
1  taza de té 250 ml 40 a 60 mg (el té negro tiene más cafeína que el té verde)
1 lata de coca cola 355 ml Alrededor de 35 mg
1 lata de coca cola light 355 ml 45 mg
1 lata de Red Bull 355 ml 80 mg
Chocolate obscuro 30 g 20 mg
1 taza de leche con chocolate 250 ml 5 mg

Como ves no en todas las presentaciones de café obtenemos la misma cantidad de cafeína y bebidas que parecerían inofensivas como una taza de leche con chocolate aportan a nuestro consumo diario de cafeína.

Ahora sabes que no pasará nada si al salir con las amigas optas por una taza de café, recuerda aplicar una regla de tres (si esa operación básica que nos enseñaron en la secu para calcular una dato faltante) para calcular cuántos miligramos de cafeína contiene ese café Venti (591 ml) de Starbucks.