educación

El diario de Memo

Durante todo el ciclo pasado tuve una actividad especial con los niños y sus papás. Teníamos un muñeco llamado Memo que visitaba cada semana a una familia distinta y ellos escribían en un diario las aventuras que pasaron juntos ese fin de semana.

Con esta actividad permanente tenía varios objetivos, destacan el de involucrar un poco a los padres con la educación de sus hijos y mostrarle a los niños que todo lo que hacemos puede quedar escrito.

En un principio sólo los papás escribían y pegaban fotos, los niños pegaban estampitas y decoraban las hojas, al final del ciclo algunos niños escribieron o dibujaron ellos solitos lo que habían hecho con Memo. El lunes era emocionante porque descubríamos que había hecho Memo, el anfitrión se emocionaba explicando las fotografías.

Los niños consideraron que era nuestro álbum de recuerdos de todo lo que hicimos en un año,  cuando estaba por terminar el ciclo, considere que ese muñeco no podía quedarse conmigo, por lo que fue el premio para la nena que gano el concurso de inglés.

Ha esta actividad le llaman el «libro viajero», yo lo trabaje con segundo de preescolar (4-5 años) y puedo decir que fue una super experiencia que les recomiendo intentar.

Boda

Un recuerdo para los peques

En mi boda tuvimos 10 niños en su mayoría de edad preescolar o primeros años de primaria. Aun cuando el lugar de la boda tenía su propia área de juegos (una casita padrísima que parecía de verdad sólo que todo en tamaño niños), les prepare un detalle especial para ellos: unas cajitas de sorpresas.

Al abrirlo, lo primero que se veía es un librito de actividades personalizado que hice, principalmente pensando en las niñas que son más de colorear y resolver actividades. Además incluí otras cositas: una masita play doh, dulces, crayolas, hoja de estampas, burbujas y para las niñas una libretita y para los niños una raqueta con pelota.

El local ofrecía un menú infantil y bueno después de ver lo que sí se comen los niños de mi clase, optamos por nuggets y papas.  Contratamos el servicio de unas niñeras y a ellas les pedí apoyo para repartir las cajitas (después de comer, ya saben eso de maestra con reglas no se me quita)

 Los papás agradecieron la atención que recibieron los chicos, principalmente porque no los vieron en todo el día y así tantos papás como niños pudieron divertirse.
educación

¡Un cocodrilo en mi salón!

Esta fue una actividad que hice durante la semana de diagnóstico en agosto.  Esta estrategia fue para ver las hipótesis que surgían por parte de los niños si aparecía un ser extraño en el salón, es decir, evaluar su pensamiento reflexivo.

Durante todo el día estuvimos jugando a los exploradores  y cuando subimos del recreo encontraron un cocodrilo en una de las mesas, fue algo sorprendente.

Algunos de verdad llegaron a pensar que estaba vivo y entonces fue necesario tocarlo. También me dijeron que era un cocodrilo de estatua pero si nos descuidamos se convierte en real.

                                         

                                          

Durante el desarrollo de la actividad yo fui una observadora, solo intervenía para hacer preguntas ¿porqué piensas eso? ¿Tu qué opinas fulanito?   Para mi fue gratificante  darme cuenta de la manera en que exploran lo desconocido, sus preguntas. Ya han pasado algunos meses desde esta actividad y Fue realmente emocionante para mis enanos, tengo que programar algo parecido muy pronto.

educación

Masita para modelar DIY

Hoy decidí hacerle a mis toddlers una masita para modelar y así divertirme un ratito amasando. La receta que encontré eran ingredientes para 30 niños, pero como sólo tengo 7 alumnos en mi clase; adapte las cantidades a las siguientes:

1 1/2 taza de harina

1 1/2 taza de agua

1 1/2 cucharada de aceite para cocinar

1 1/4 taza de sal fina

1 1/8 de cremor tártaro

colorantes vegetales (de preferencia en colores neón).

El cremor tártaro lo encontré en una tienda de materiales primas para pastelería en el mercado, pero también lo he visto en Walmart y Superama.

Lo primero que hice fue colocar todos los ingredientes juntos (sin el colorante) en una olla onda, mezcle un poco y luego la puse al fuego medio, lo que sigue es revolver constantemente con una cuchara de madera durante todo momento y de a poco veras como  se pone espeso , notarás fácilmente cuando este listo porque dejará de pegarse en las paredes de la olla.

Ahora debemos tomar la bola de masa que se creo y amasar unos minutos hasta que se sienta como una masita comercial (tipo play doh), Ahora sí , vamos a pintar la masa con los colorantes, si desean varias masitas de diferentes colores sólo será necesario separar la masa  y agregar a cada pedazo un color, después habrá que amasar hasta que el color se vuelva uniforme.

Una vez listo se siente realmente como las masitas que venden. Yo encontré unos botecitos muy prácticos y económicos y los use para guardar cada masita de forma individual, para evitar que se seque.

Yo me divertí de lo lindo amasando y creando este material, espero a los enanos también les guste.