educación, Tot School

Medios de transporte en el franelografo

Hace un par de meses que hemos comenzado hacer TOT school con la princesa, este sistema es una especie de homeschool pero con mucha mayor flexibilidad, es decir, no seguimos un programa rígido, aun cuando si planeamos las actividades a realizar.

Con la intensión de llevar un orden y planear las actividades con mayor facilidad, estamos trabajando por unidades temáticas. Pero teniendo claridad de que el tema no es el fin sino el medio, quiero decir, si el tema es la granja no busco que memorice a los animales sino que éstos me ayuden a reforzar conceptos básicos como la clasificación, los colores, grande-pequeño, etc.

La semana que estuvimos trabajando con el tema de los medios de transporte, hicimos una actividad de clasificación en el franelógrafo. El franelógrafo es una herramienta educativa muy útil e interesante y consta de únicamente un pedazo grande de franela o fieltro (en mi caso fue fieltro, también puedes poner estas telas en un pedazo de madera para manipularlos con mayor facilidad) en el que se colocan figuras para visualizar, a cada una de las figuras se les adhiere o cose la parte rugosa del velcro (o papel de lija) y de esta manera se adhieren a la tela.

La actividad consistió en clasificar los medios de transporte de acuerdo al medio por el que se mueven y a continuación les muestro los resultados:

Aunque la princesa conocía los aviones, camiones (coches en general), bicicletas. Fue necesario hablarle de los barcos o submarinos, “este es un barco, se mueve en el agua”.

Esta es una actividad muy corta que toma un par de minutos al niño , pero les divierte tanto, que la repiten una y otra vez. El franelógrafo es una herramienta muy versátil y nada complicada de preparar.

Mi intensión es continuar compartiendo en este espacio actividades que hacemos en casa, ideales para niños pequeños y de etapa preescolar.

educación

5 Técnicas artísticas para bebés

Después del primer festival que pasé como maestra de maternal, me di cuenta que las manualidades de los bebés no son iguales que las de los niños de preescolar. En esa ocasión me solicitaron que mis chiquitos elaboraran una manualidad para regalar a sus padres, debo confesar que de primer momento entre en pánico, pero no tardé en darme cuenta que cuando se trata de toddlers y manualidades se requiere mayor inventiva del adulto a cargo para que el resultado sea tan adorable como su pequeño creador.

Ahora como mamá de una bebé de 15 meses, he puesto a prueba estos conocimientos y hoy te quiero compartir 5 técnicas artísticas para trabajar con bebés:

Arte con silueta en negro

  • Ponemos varias gotas de pintura dactilar de dos o más tonos de color (de preferencia a contraste).
  • Permitimos que el pequeño experimente y mezcle los colores como guste con sus manos. 
  • Después de que el trabajo se seque, pegamos alguna silueta en negro.  De ser necesario aseguramos la hoja de trabajo a la mesa con cinta adhesiva.

Pintando sobre cinta adhesiva

  • Previamente a trabajar con el niño hacemos algún diseño con cinta adhesiva en el área de trabajo, pueden ser dibujos, letras o simplemente líneas.
  • Con un pincel y pintura apta para pequeñines permitimos que el niño experimente y pinte a su gusto.
  • Una vez seca la pintura quitamos la cinta adhesiva para descubrir el resultado final.

Estampar su mano o su pie

  • Este es un clásico, existen una gran variedad de diseños que pueden lograr estampando manos o pies, pueden inspirarse buscando en Google: handprint, footprint, fingerprint, etc. 
  • En bebés muy pequeños es probable que presenten dificultad para estampar sus manos, porque tienden a cerrarla, por eso recomiendo que con los más pequeños busquen opciones utilizando sus pies.
Al final el adulto le da “ese toque especial”

Arte sin desastre

  • Colocamos una hoja de papel dentro de una bolsa hermética, ponemos sobre la hoja  gotas grandes de pintura de dos o más colores.
  • Cerramos la bolsa y permitimos al bebé experimentar y que mezcle los colores con sus manos.
  • Puede ser necesario fijar la bolsa a la superficie de trabajo utilizando citan adhesiva.

Pegamento y polvos de colores

  • Esta técnica es ideal para decorar dibujos grandes. Con “polvos de colores” me refiero a varias opciones, por ejemplo, gelatinas en polvo, aserrín coloreado, anilinas, etc.
  • Con una brocha ponemos pegamento blanco en una área del dibujo que irá de un color determinado, por ejemplo, sólo pegamento en el sol.
  • Después permitimos que el niño ponga el polvo de color sobre el área con pegamento.
  • Para cambiar de color, esperamos hasta que se haya secado al 100% el área trabajada y ponemos pegamento en otra zona del dibujo.
  • Repetimos los pasos hasta que el dibujo quede terminado.

Espero esta entrada les haya sido de utilidad y si realizan alguna de estas técnicas, no duden en mostrarme sus resultados.

Sin categoría

En qué debo fijarme al elegir una escuela para mi hijo

En México el mes de febrero es el mes de las pre-inscripciones y para muchos papás es momento de tomar una decisión con respecto a la escuela a la que asistirán sus hijos. A nosotros aún nos faltan dos años para tener eso en mente, pero como ex-maestra este es un tema que me resulta importante. Hace un par de meses fuimos a una clase muestra de estimulación temprana y desde el momento que entre al lugar pude percibir algunos detalles que probablemente no todos los papás tomarían con importancia y de ahí nació la idea de esta publicación, me gustaría enlistar algunos consejos de que cosas debemos tomar en cuenta al momento de elegir una escuela:

  • El método: actualmente tenemos una variedad de escuelas que van desde las tradicionales hasta otras que comulgan más con la pedagogía activa (donde el niño tiene un papel protágonico en la formación de su propio conocimiento). Un ejemplo de estas son las comunidades Montessori. También hay otras más alternativas como las escuelas Waldorf. La escuela perfecta dependerá de las necesidades especificas de tu hijo. Algo importante es que si optas por una metodología en especifico, debes tener cuidado que realmente sus profesores hayan sido formados en esa línea, es decir, una escuela Montessori necesita guías certificadas y no cualquier profesor.
  • Seguridad: cuando visiten la escuela que tienen contemplada, observa todo con recelo: ¿Cuántas salidas de emergencias existen? ¿Los apagadores están al alcance de los niños? ¿Existen suficientes extintores? ¿Las escaleras tienen protección? Todo puede ser un peligro, por ejemplo, un salón de clases excesivamente decorado podrías resultar más inflamable
  • Cantidad de alumnos por maestra: no es lo mismo trabajar con 20 niños de 10 años que 20 niños de 2 años. Si te gustaría que acompañen a tu hijo al baño o lo asistan en otras actividades, no esta de más preguntar ¿con quién se quedaría el resto del grupo? Es decir, no te gustaría saber que tu hijo sufrió un accidente y la profesora no estaba ahí porque debía limpiar a Fulanito en el baño.
  • La formación profesional de los docentes y asistentes: Los maestros deben tener una licenciatura en educación, pedagogía, educación física, etc. Es probable que exista en el aula el papel de la asistente, ella es la encargada de acompañar a los niños al baño, ayudarles a abrochar su bata, entre otras cosas. Lo ideal es que la asistente tenga formación en puericultura. No es correcto que quien se encarga de “echarle un ojo a los niños” sea por dar un ejemplo la señora de limpieza, el cuidado de los niños no es cualquier cosa y no debe tomarse a la ligera.
  • Rotación de personal: Una escuela que cambie fácilmente de plantilla docente nos habla de dos cosas: que el personal no es feliz con las condiciones laborales (y de alguna manera podría verse reflejada en su desempeño), y al tener miembros nuevos en cada momento, las labores de capacitación no terminan y les costará más trabajo cumplir el perfil de egreso prometido.
  • Continuidad del programa: si la escuela es únicamente preescolar pregunta ¿cuáles primarias son compatibles con su programa? o ¿ a dónde van normalmente sus egresados?
  • Opinión de otros padres: actualmente es fácil enterarte de lo que otros padres opinan con respecto a la escuela, existen páginas de maternidad de cada ciudad y seguramente si preguntas recibirás una lluvia de opiniones, antes de hacer un juicio sesgado en una sola opinión compara varias, recuerda que cada quien hablará basándose en su experiencia personal.

Si este será el primer año de tu niño en la escuela te invito a leer mis consejos para la escolarización y esta lista de cinco cosas que debe saber tu hijo antes de ir a la escuela. Disfruten cada momento de esta nueva etapa.

educación, Ser mamá

Consejos para la escolarización

En unos días iniciará el ciclo escolar y será el segundo ciclo que me quedo en casa, aun cuando estoy disfrutando de la maternidad y la crianza de mi bebé, tengo que confesar que me genera un poco de nostalgia. Después de algunos años como maestra de educación preescolar (y en ocasiones maternal) aprendí algunas cosas sobre la integración de los pequeños a la vida escolar y cómo ayudarlos a vivir este proceso de la mejor manera y te quiero compartir algunos consejos para la escolarización.

1.- Háblale de lo que sucederá

Platícale que irá a la escuela y estará algunas horas ahí, habla sobre los maestros y sus compañeros, también de que hay momentos para jugar y otros para trabajar. Trata de ser muy positivo cuando hables con él o ella sobre la escuela. Si cambia de grado, explícale que cada año se hace cambio de maestro y que no estará con el mismo del ciclo pasado.

 

2.- Si quieres respuestas debes hacer las preguntas indicadas

Si tú preguntas ¿cómo te fue en la escuela? probablemente responda: “bien” y no diga nada más. Si quieres saber sobre su día debes hacer las preguntas precisas, por ejemplo, ¿con quién jugaste  hoy? ¿A qué jugaron? ¿Qué fue lo que más te gustó del día? ¿Hubo algo en tu lunch que no te gusto? ¿Cuál canción cantaron? Eso sí, si le preguntas es porque quieres escucharlo, así que cuando esté hablando de su día: Ponle atención.

 

3.- Controla tus emociones

Ya lo sé, quizá seas tú quien tiene más ganas de llorar que tu propio hijo, intenta no mostrar ansiedad y mantenerte relajado. ¿Tú te quedarías tranquilo si ves que la persona que más quieres no se siente segura de dejarte? Obviamente pensarías “por algo ha de ser”. Demuéstrale seguridad a tu niño .

 

4.- Di la verdad

A veces por querer tranquilizar a tu pequeño dices cosas como: “voy al carro y  ahorita vengo” o “te voy a esperar afuera”. Cuando el niño descubre que le has mentido, es muy probable que se le dificulte confiar nuevamente y la próxima vez le será más difícil la separación. Dile a donde irás y que regresarás por él cuando sea hora.

 

5.- Es normal que llore

Durante la primera semana incluso durante el primer mes (y algunos niños por más tiempo) es normal que lloren, las maestras de preescolar estamos acostumbradas y sabemos apapachar a esos chiquitos en su proceso de adaptación. Muchas veces lloran al quedarse en el salón y se calman durante el día, pero vuelven a llorar cuando se dan cuenta que es hora de salir (y los papás piensan que duro todo el día llorando). También es normal que entre a clases contento desde el primer día y no significa que se desprende fácil o que no te quiere, simplemente estaba emocionalmente más preparado.

 

6.- Déjale sorpresas en su lunch

Ya sea que le prepares algo que sabes le gusta mucho o pequeñas notitas de cariño en pedazos de papel, a los niños los reconforta saber que tienen a alguien esperándolos en casa y esperar el lunch para ver el mensaje de mamá hace más llevadero el día.

 

Recuerda que es natural que sientan ansiedad o tristeza por la separación, no minimices sus sentimientos en ningún momento, ayúdalos a entender que es una separación momentánea y a disfrutar su nueva etapa de socialización, la primera fuera de la familia y con otras personitas de su misma edad.

 

educación, Ser mamá

5 cosas que debe saber tu hijo antes de ir a la escuela

Estamos en el periodo de regreso a clase, lo que significa que para muchos chiquitines será su primera experiencia escolar.

Lo sé, estás muy nerviosa pensando si tu pequeñito está o no listo para la escolarización, para tranquilizarte un poco en el post de hoy te quiero compartir mi experiencia como maestra de nivel inicial, ¿qué cosas debe saber un niño antes de entrar al preescolar? primero me parece importante aclarar que los conocimientos académicos como colores, números o las vocales, no son realmente relevantes al iniciar la escuela, está bien que los sepan o tengan conocimiento de ello pero al final son temas que se verán en clase.

Considero que las cosas que debe saber un pequeñín antes de ir a la escuela son más bien habilidades sociales:

 

1. Saber su nombre y el de sus papás

Esto es más que nada un tema de seguridad, es importante que sepa decir cómo se llama y quienes son sus padres. Aun cuando en casa tengan apodos cariñosos para nombrarse, recuérdale constantemente su nombre completo con apellidos e invítalo a pronunciarlo por su cuenta. Además para esta edad es necesario que logre responder cuando alguien le llama.

2. compartir y evitar los berrinches

las educadoras reconocemos que este es una de las mayores áreas de oportunidad de los pequeños en edad preescolar, es un aprendizaje paulatino que debe iniciarse en casa, aún cuando tu niño sea hijo único se debe trabajar la empatía. Imagina esto: eres el rey de la casa, pues bien llegaste a un salón donde hay otros 30 reyes ¿difícil no?, saber compartir le ayudará hacer menos traumatico este proceso de adaptación.

3.poder expresar con palabras cuando necesita algo

Seguramente tu logras entender cuando se expresa con señas o anticipas lo que necesitará, pero recuerda que estará con otro adulto y aún cuando sí que logramos aprender a leer el lenguaje individual de cada pequeñín, esto toma tiempo.  Si tu niño tiene un lenguaje poco desarrollado, asegúrate que al menos pueda expresar verbalmente aún cuando sea con pocas palabras sus necesidades básicas como ir al baño, tomar agua, que algo le duele, etc.

4. reconocer sus pertenencias 

El primer paso para tener responsabilidad de sus cosas, es saber que las tiene. Enséñale su mochila, su lonchera, útiles, etc.  además de mostrarle de que manera haz marcado sus cosas, muchas veces aún cuando no saben leer su nombre identifican estas marcas.

reconocer que tiene cosas propias en la escuela también ayuda algunos niños a sentir tranquilidad ante un ambiente nuevo.

5. seguir ordenes e instrucciones sencillas.

con  el tiempo esta habilidad se irá desarrollando, al iniciar el ciclo debe ser capaz de seguir instrucciones del tipo: vamos a sentarnos en el piso, caminemos juntos, colorea en la hoja, etc.

Estos puntos los redacto desde mi propia experiencia, también me parece apropiado pedirte que no le mientas diciéndole cosas como: aquí te espero afuera, voy al carro y ahorita vengo, etc.  Si no es verdad no le digas eso, porque sólo harás que entre en mayor ansiedad ante la idea de quedarse en la escuela.  Espero ser de utilidad para este proceso tan bello que iniciará tu niño, continua acompañándolo durante todo su camino por la escuela.

educación

cubos unifix

Entre los materiales que tengo en salón de clases se encuentran estos fantásticos cubos unifix, el adjetivo lo uso por realmente me han sido de gran utilidad.

Pueden usarse en un sin número de actividades de matemáticas manipulativas. Por ejemplo conteo, operaciones como sumas, restas o multiplicaciones. También son buenísimos para seguir patrones.

                                       

Escribiendo letras o silabas, podrían funcionar para jugar ha armar palabras, he incluso los he visto utilizarse para armar dibujos.

Si tuviera que equipar con material didáctico un nuevo salón de clases o pensando en qué juguetes le compraría a mis hijos, sin duda estos cubos están en mi lista de predilectos.

Aunque he realizado varias actividades con ellos, no siempre tome fotografías. En este ejercicio los niños debían poner en cada dibujo la cantidad de cubos que se les solicitaba. Lo llegue a usar como juego de transición entre algunos ejercicios.

educación

Pescando números

Una de las actividades que hice para la identificación de números fue un juego de pesca.

Para la caña utilice una caña que ya tenía en casa, es la de un rompecabezas magnético. Pero no es para nada dificil fabricar tu propia caña con un palo, un listón y un imán.

Para que los peces pudieran pegar a la caña, les puse unos clips metálicos en sus boquitas.

Como juego les llama mucho la atención, en esta ocasión trabaje con los números del 1 al 20, antes  lo había hecho con un grupo de maternal y llegamos al número 10.

Si les interesa, en mi página de Teacherspayteachers pueden acceder al archivo  para su impresión.

Click aquí para ver el archivo

Si les gusto la actividad o tienen algún consejo que darme sobre ella, no olviden comentar y/o compartir.

educación

Ordeñando a la vaca

Como parte de las actividades de la semana de adaptación, jugamos a ordeñar a una vaca.

Antes de presentarles la actividad quise saber lo que ellos ya conocían, por lo que hice una serie de preguntas ¿de dónde viene la leche? se escuchó una respuesta grupal de la vaca,  ¿de qué parte? ¿Cómo?  Uno de los niños dijo entre risas <<el granjero aprieta las chichis de la vaca>> otro niño le respondió, <<se llaman ubres>>. Cuando les dije que ordeñaríamos a la vaca me percate que era para ellos un concepto nuevo, que no tardaron en apropiarse.

 

Fue una actividad muy divertida, utilice un guante de látex para simular las ubres.  Los niños me preguntaban si después podrían tomarse la leche, les dije que era leche “bronca” porque acababa de salir de la vaca y necesitaba que la prepararan para que pudiéramos tomarla.

educación

El diario de Memo

Durante todo el ciclo pasado tuve una actividad especial con los niños y sus papás. Teníamos un muñeco llamado Memo que visitaba cada semana a una familia distinta y ellos escribían en un diario las aventuras que pasaron juntos ese fin de semana.

Con esta actividad permanente tenía varios objetivos, destacan el de involucrar un poco a los padres con la educación de sus hijos y mostrarle a los niños que todo lo que hacemos puede quedar escrito.

En un principio sólo los papás escribían y pegaban fotos, los niños pegaban estampitas y decoraban las hojas, al final del ciclo algunos niños escribieron o dibujaron ellos solitos lo que habían hecho con Memo. El lunes era emocionante porque descubríamos que había hecho Memo, el anfitrión se emocionaba explicando las fotografías.

Los niños consideraron que era nuestro álbum de recuerdos de todo lo que hicimos en un año,  cuando estaba por terminar el ciclo, considere que ese muñeco no podía quedarse conmigo, por lo que fue el premio para la nena que gano el concurso de inglés.

Ha esta actividad le llaman el “libro viajero”, yo lo trabaje con segundo de preescolar (4-5 años) y puedo decir que fue una super experiencia que les recomiendo intentar.